Más de un centenar de personas volvió a poner en práctica la opción del “trueque”

En la plaza del barrio Quirno Costa se reeditó la vieja práctica del "trueque". La iniciativa permitió intercambiar elementos de primera necesidad, teniendo en cuenta las dificultades que atraviesan muchas familias para llegar a fin de mes. Un guardapolvo por un jean o un par de zapatos por dos prendas de vestir fueron algunos de los cambios que caracterizaron la tarde de ayer.

La crisis económica golpea los bolsillos de los comodorenses y, en algunos casos, llegar a fin de mes es prácticamente una odisea. Es por eso que el Movimiento Evita organizó ayer un “trueque” para que los ciudadanos puedan encontrar una alternativa de alivio ante las políticas de ajuste que propone el Gobierno nacional de Mauricio Macri.

La iniciativa se desarrolló de 14 a 16 en la plaza del barrio Quirno Costa, ubicada en Lisandro de la Torre, entre Providencia y San Cayetano. En el espacio público más de cien personas llegaron con sus bolsos listos para intercambiar sus pertenencias. Es que un par de zapatos podía intercambiarse por dos prendas de vestir y un jean era equivalente a un guardapolvo, este último uno de los elementos más requerido.

Andrea fue una de las vecinas que se acercó a la plaza para ser parte de la vuelta del trueque en Comodoro Rivadavia y manifestó las dificultades que atraviesa para poder contar con elementos de primera necesidad. “Uno se había acostumbrado a ir al supermercado casi todos los días y comer bien, pero ahora es imposible. Uno va al supermercado y compra las ofertas y lo más barato. Se fija y hace número porque la verdad es que no alcanza para nada la plata”, sostuvo mientras intercambiaba dos remeras para su hija de 8 años. “Uno no solo tiene que lidiar con decirle a tu nene ‘no, nos alcanza’ sino que se levanta todos los días pensando en que te pueden despedir o que no te van a pagar. Son cosas que antes no la vivíamos. Queramos o no, estamos volviendo al 2001”, lamentó Andrea.

“NO QUEREMOS A NINGUN POLITICO ACA”

Lo cierto es que en el espacio público se evidenció un profundo rechazo a la clase política. Es que los vecinos consideran que el “trueque” puede ser usado para hacer campaña política. “Nosotros no queremos que nadie venga acá y se saque una foto o que aparezca a tomarse unos mates porque nosotros no le importamos”, sostuvo Alejandro.

Los únicos presentes fueron los integrantes del Movimiento Evita, pero también demostraron su descontento porque aseguraron: “cuando aparecen las cámaras mandan gente a limpiar las plazas, pero nadie dice que durante todo este tiempo la hemos estado limpiando nosotros”.

Graciela fue otra de las vecinas que también se hizo presente en la plaza del Quirno Costa y manifestó su descontento por volver a tener que realizar una práctica de este tipo.

“Yo ya pasé por esto. Soy jubilada. Tengo 68 años y quiero morir en paz, pero acá estoy de nuevo tratando de conseguir algo para vestirme o comer porque la plata no me alcanza. En vez de cobrar más, cobro menos. Lo único que me queda es esperar”, lamentó.

Pese a que, en la Argentina, el trueque está asociado a crisis, la convocatoria fue un éxito y permitió pensar en un nuevo encuentro para la próxima semana en otro barrio de Comodoro Rivadavia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico