Milei adelantó que habrá estanflación en los primeros meses

El presidente electo afirmó que el país enfrentará un estancamiento económico, combinado con un aumento de precios.

Javier Milei aseguró este miércoles que la primera parte de su gestión va a estar signada por una caída en la actividad económica y altos niveles de inflación que ya fue producida por las políticas llevadas adelante en los últimos meses.

En declaraciones radiales, esta mañana el libertario vaticinó que “va a haber una estanflación”. Desde enero a octubre, Argentina acumula una inflación del 120% según el INDEC y del 142,7% en los últimos 12 meses.

La estanflación es un término acuñado para definir situaciones macro en las que la actividad económica se estanca o cae al mismo tiempo que la inflación se mantiene alta.

Según la directora de NM Consultora, Natalia Motyl, la estanflación es la suma de la inflación (cuando los precios de las cosas que compramos suben) y el estancamiento económico, es decir, las empresas no producen más cosas, no se genera más empleo y la gente no recibe más plata por su trabajo.

Esto se traduce en que “con su plata, la gente no compra más cosas porque los salarios no crecen y los precios aumentan fuerte”, dijo a Ámbito Finaciero. Asimismo, advirtió que cuando hay estanflación se genera “menos empleo porque las empresas no crecen”.

Motyl indica que es un fenómeno de por más “difícil de combatir” porque política monetaria o fiscal para resolver el tema de la inflación o estancamiento son contrarias entre sí. Por ejemplo, una política fiscal que ponga plata en el bolsillo a la gente estimularía a que las personas compren más bienes o servicios, revertiría las expectativas de la gente que las produce, por lo que la producción aumentaría. “Eso apuntaría a revertir el estancamiento, pero agravaría enormemente la inflación, ya que con la misma producción y más demanda, aumentarán los precios", asevera la analista.

Lo que quiere decir Motyl es que las medidas para frenar la inflación, como el aumento de las tasas de interés o el incremento de la presión fiscal, suelen disminuir el consumo, lo que a su vez afecta el crecimiento económico. Por otro lado, las iniciativas para impulsar la economía, como la reducción de las tasas de interés o el aumento del gasto público, pueden generar un alza en los precios y, por ende, en la inflación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico