Murió el perro que agonizó cuatro días ante la indiferencia de dueños y vecinos

La historia que conmovió a los vecinos de la ciudad tuvo lugar en la calle Código 2463 de Standart Norte, allí un perro con todos los síntomas de moquillo convulsionó cuatro días tendido en el suelo sin que nadie lo asistiera. Finalmente tuvieron que sacrificarlo y se define un escrache para la familia que no cuidó de su mascota. Las imágenes pueden herir la sensibilidad del lector.

Las redes sociales se hacen eco de la historia de un perro de Standart Norte que pasó cuatro días con convulsiones tirado sobre la vía pública en ocasiones o en la vereda a pocos metros de la casa donde vivían sus dueños.

Lorena, es una de las tantas mascoteras que se acercó al lugar intentando dar con la familia responsable del can, o en su defecto tratando de mitigar el sufrimiento del animal. Ayer por la tarde, llegó a la Calle Código 2463 , con su pareja decididos a conseguir que los dueños trasladaran al animal a la Veterinaria.

perro

Sin embargo, la familia señalada como la responsable del can se negó con argumentos vagos como "falta de dinero" y de "movilidad" a pesar de contar con un vehículo en la puerta de su casa. Lorena no dudó y trasladó en su auto al perro a un veterinaria que queda cerca de la zona, allí le comunicaron que la única posibilidad que quedaba para el perro era la eutanasia, dado que su moquillo estaba en un estado muy avanzado.

Ese perro estuvo cuatro días en la calle agonizando, con convulsiones y nadie fue capaz de ayudarlo

"Yo acepté, porque era la única forma de que parara de sufrir", reconoció la mujer. Pero no puede ocultar su indignación por "la falta de humanidad a la que nos enfrentamos por parte de esa familia, que con mentiras quiso desligarse del animal, y de todos los vecinos también porque ese perro estuvo cuatro días en la calle agonizando, con convulsiones y nadie fue capaz de ayudarlo", lamentó.

Asimismo, advierte que el problema no terminó para esa "familia irresponsable" porque ahí quedó todo contaminado por el moquillo que es "contagioso" y si hay otros perros en la cuadra pueden ser alcanzados por el virus.


Lo único que nos queda es el escrache, para que sea un caso modelo y que las familias entiendan que no pueden avasallar los derechos de cualquier ser vivo

La mujer que pertenece a la organización "Amor Animal", indicó que en esta instancia con la cantidad de casos aberrantes de maltrato que se ve cada día "parece que lo único que nos queda es el escrache, para que sea un caso modelo y que las familias entiendan que no pueden avasallar los derechos de cualquier ser vivo sin que nadie haga algo al respecto. Porque aunque a nivel nacional haya legislación al respecto no hay como hacerla respetar en medio de tanto desconocimiento".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico