Murió el último rinoceronte blanco macho del mundo

Cuando nació existían 700 ejemplares vivos de esa especie en todo el planeta, hoy sólo quedan dos hembras. Le habían tomado muestras genéticas para desarrollar un método de reproducción asistida.

El último rinoceronte blanco del norte macho, llamado Sudán, murió en Kenia a los 45 años por "complicaciones relacionadas con sus edad", anunciaron este martes sus guardianes. Sólo quedan dos hembras como únicas supervivientes de esta subespecie. Se le habían tomado muestras de material genético para asegurar la continuidad de la especie diezmada por la cacería.

Nació en 1973 en Shambe, en Sudán del Sur -por eso su nombre-. En ese momento había unos 700 ejemplares vivos en el planeta. Sufría complicaciones de salud por su avanzada edad y cuando su estado se agravó "el equipo veterinario tomó la decisión de practicarle una eutanasia", informó en un comunicado la reserva natural Ol Peteja de Kenia donde vivía.

Con el material genético recopilado, los científicos están intentado desarrollar técnicas de fertilización in vitro para preservar a la especie.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico