"No fuimos una banda de ñoquis"

El diputado José Ottavis brindó una extensa entrevista en la que recordó su pasado en la gestión, sus diferencias con el kirchnerismo y criticó duramente a Máximo Kirchner. "Máximo me pidió que dejara a Vicky Xipolitakis porque creía que me la había mandado Massa, si alguien cree en eso es porque está dispuesto a hacer una cosa así", dijo. Pero, "Máximo no es Perón pero tampoco es la Playstation. Hoy es alguien que administra el caudal de votos de la madre y, en base a eso, se rodea de los intendentes del conturbado".

El diputado José Ottavis en una extensa entrevista que concedió a Infobae habló de su pasado kirchnerista. Ottavis se distanció a mediados de 2017, luego de un tumultuoso período que incluyó desde desavenencias políticas, hasta un proceso personal donde se mezclaron adicciones y un ruidoso romance público con Xipolitakis.

Ottavis dividió la historia de la Cámpora en cuatro etapas. La primera fue la de la fundación. "Era una organización juvenil que intentaba defender a un Gobierno y sus políticas y producir una construcción de poder territorial de abajo hacia arriba. Estaba la idea de un concejal por distrito, luego pensar la intendencia y que fuera la caja de resonancia de problemas sociales". La segunda etapa se produjo a partir de la muerte de Nestor Kirchner. "La muerte de Néstor nos incorporó millones y millones de militantes, que no habíamos convocado nosotros. Después de eso La Cámpora toma una masividad que tiene que ver con Néstor. Al año empieza a haber un diálogo muy fuerte de Cristina con los jóvenes". El tercer momento de ese proceso se produce cuando Cristina empieza a incorporar dirigentes de La Cámpora. "Después del 2011 se empieza a incorporar de esa masa juvenil cuadros en áreas de gestión. Axel Kicillof es el mayor exponente de ese proceso".

Luego empieza la caída, con las sucesivas derrotas electorales. "Lo más intenso que vivimos fue la derrota, una derrota autoanunciada o autogenerada. Nosotros perdimos frente a Macri no solo en el 2015. Lo repetimos en el 2017. Perdimos porque quisimos perder. Estoy hablando de lo que podía haber hecho Cristina para ganar: elegir otro candidato al que ella quisiera transferirle sus votos. Y un candidato que quisiera recibir ese caudal. Porque si hubiera ganado Scioli también habría sido una derrota en término de modelos. Y en el 2017 la decisión de ir divididos, la imposibilidad de sentarse a la mesa con Massa o Randazzo también fue un error".

Como parte de ese proceso, Ottavis explica su progresiva separación del grupo. "Mi discusión de ruptura con La Cámpora duró todo el 2015. Mi candidato a presidente era Capitanich o, en todo caso, Axel. No nos preocupemos por poner un candidato que Clarín más o menos lo quiera, era mi argumento. No me parecía. En el 2013 ya había estado esa discusión cuando elegimos a Insaurralde. Para ganarle a Massa hay que buscarle un candidato parecido a Sergio, decían. Después de la derrota no hubo autocrítica sino un gran enojo con la sociedad, como si la sociedad hubiera tenido la culpa de la derrota". Ottavis agrega: "La Cámpora no supo hacer un trasvasamiento generacional que represente a la juventud. La Cámpora pasó a ser un factor de poder y perdió cosas que son importantes".

En ese contexto, Ottavis admite que su adicción a la cocaína fue otro elemento que produjo el quiebre: "A mediados del 2015 yo empiezo a consumir cocaína y en el verano me pongo de novio con Vicky Xipolitakis y eso fue más importante que todas las discusiones previas y más que la enfermedad. A mí nunca nadie de la conducción vino y me dijo: 'José, estás tomando merca, reconocé el problema, vamos a ver cómo hacemos'. Máximo Kirchner nunca me dijo eso. Lo único que me dijo es: 'No podés estar con Vicky Xipolitakis porque te la mandaron'. En ese momento le habían echado la culpa a Massa como si hubiera sido quien me la envió. Para mí eso era paranoia. Cuando uno piensa esas cosas, es porque uno es capaz de hacerlo. Porque yo estaba enamorado y creo que ella estaba enamorada de mí. Mi primera reacción fue decirles".

"Fuimos violentos y sectarios", dice, por otra parte, el dirigente. "Yo te pido disculpas a vos y a otras personas con las que fuimos violentas. Aparte me siento un estúpido. Porque una cosa es que yo quiera llevar un cartel que diga Ernesto Tenembaum tal cosa y otra que me digan: 'Tomá, tenés que llevar esto'. Las disculpas son dobles. La idea fue de alguno de los chupamedias del poder. El 'Clarín miente' no fue una idea de Néstor Kirchner. Yo la vi a Mayra inventándolo en una unidad básica. Y la foto es Néstor agarrando esa pancarta. Hay veces, con respecto al tema de los periodistas, no recuerdo, pero capaz estaba en una marcha y llegaban las cosas y te encontrabas con esto. O te levantabas a la mañana con Buenos Aires empapelado, y no sabés quién fue… En esta forma de agradar siempre al jefe y no ser capaz de decir paremos la mano. Nuestra desesperación por tener el cariño del padre y la madre, era 'dame más'. Está claro que fue una idea superior a nosotros. No sé si fue Néstor el que lo mandó a hacer o si fue un chupamedia".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico