Oficiales de la Armada niegan haber efectuado conjeturas sobre la agonía de los submarinistas

Los contraalmirantes Alejandro Kenny y Gustavo Adolfo Trama, quienes conforman la comisión de la Armada que asesora al ministro de Defensa, Oscar Aguad en la investigación que se lleva adelante desde ese ámbito para conocer las causales de la desaparición del ARA San Juan y la muerte de sus tripulantes, prestaron ayer declaración testimonial en el Juzgado Federal de Caleta Olivia.

Caleta Olivia (agencia)

Alejandro Kenny y Gustavo Adolfo Trama son oficiales retirados, pertenecieron al arma de submarinos y por lo tanto son expertos en ese tipo de naves, al igual que el tercer componente de esa comisión, el capitán de navío Jorge Bergallo quien está citado para hoy a declarar ante la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez.

Bergallo es el padre de uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan desparecidos en 15 de noviembre de 2017 en el Atlántico Sur, el capitán de corbeta Jorge Ignacio Bergallo. En la audiencia se reencontrará con el abogado querellante Luis Tagliapietra, quien además de representar a varias familias de los submarinistas, también es padre de otra de las víctimas de la tragedia que conmocionó al mundo, el teniente de corbeta Alejandro Damián Tagliapietra.

Las testimoniales de ayer se realizaron como es habitual de manera individual, comenzaron a las 9:15 y se extendieron hasta avanzada la tarde, presentándose en primer término Alejandro Kenny y alrededor del mediodía lo hizo Gustavo Trama.

Estuvo presente la jueza Yáñez, sus secretarios, el fiscal Lucas Colla y dos de los tres abogados querellantes en esta compleja causa que sigue estando caratulada como “Averiguación de ilícito”. Se trata de Lorena Arias y Luis Tagliapietra (esa vez junto a otra letrada de su estudio jurídico, Sonia Kreischer). No asistió Valeria Carreras, que hace pocos días denunció públicamente que varios teléfonos de los deudos se encuentran misteriosamente intervenidos.

DESMIENTEN VERSION

Minutos antes de prestar declaración testimonial y ante una consulta que le formulara El Patagónico, el contraalmirante Trama, que años atrás fue jefe de la Base Naval Austral que tiene asiento en Ushuaia, negó en forma terminante que en uno de sus informes preliminares la comisión investigadora que integra haya llegado a la conclusión de que los 44 tripulantes de ARA San Juan perecieron luego de agonizar durante varias horas.

Trama dijo que en el reportaje grabado en video y que concedieran al diario La Nación (medio que difundió esa noticia), en ningún momento ser utilizó la palabra “agonía” y consecuentemente consideró que se habían tergiversado los dichos de quienes integran la comisión asesora de ministro Aguad.

El alto oficial se mostró ciertamente indignado por esa circunstancia que se les atribuye y también Kenny asintió con su cabeza, a pesar de que no quiso hacer declaraciones a medios periodísticos regionales.

No obstante, es la primera vez que se escuchó a uno de los asesores de la Armada desmentir públicamente ese tipo de conjetura, algo que también, tanto Trama como Kenny lo expresaron formalmente durante las respectivas audiencias judiciales.

CONFIRMAN IMPLOSION

Pudo saberse que ambos habrían manifestado que el submarino se encontraba en perfectas condiciones de acuerdo a los informes que ellos habían recabado y atribuyeron lo sucedido a una repentina falla, lo que motivó que produjera una explosión seguida de incendio.

Estimaron que la tripulación nada pudo hacer, tras lo cual la nave se precipitó al fondo oceánico donde “implotó” ya que la elevada presión hizo que el casco colapsara, con lo cual dedujeron que la muerte de los submarinistas fue muy rápida.

Por otra parte pudo saberse que Trama integró años atrás la comisión de oficiales submarinistas que se reunía periódicamente para evaluar las misiones y estado de este tipo de navíos.

Además, conocía en detalle al ARA San Juan porque en 1982 estuvo en Alemania cuando comenzó a construirlo la empresa Thyssen-Krupp para ser incorporado a la flota de guerra de Armada Argentina en 1985.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico