Otro corte de ruta en Caleta y más promesas de políticos

Los obreros de CPC decidieron mantener ayer solamente el piquete de la Ruta Provincial 12 y levantar el de la Nacional 3, luego de que en horas de la madrugada, cuando intentaban reanudar el bloqueo sobre la primera vía de circulación, varios gendarmes los amenazaron y les derribaron cubiertas y conos. A mediodía algunos voceros se reunieron con el intendente Facundo Prades y el concejal Rubén Martínez, quienes volvieron a prometer gestiones de buenos oficios ante autoridades nacionales.

Caleta Olivia (agencia)

Los trabajadores de la empresa constructora que ahora reclaman el pago de cinco quincenas vencidas y el medio aguinaldo, habían bloqueado el lunes los accesos Sur (Ruta 3) y Oeste (Ruta 12), habiéndose retirado ya entrada la noche.

En cierta manera desoyeron las intimaciones de organismos judiciales ya que alrededor de las 5 de la madrugada de ayer a los primeros en arribar al tramo de la Ruta12 -donde se encuentra el santuario del Gauchito Gil- los esperaban no más de ocho gendarmes con expresas directivas de evitar la interrupción del tránsito vehicular.

“Nos patearon las cubiertas, los conos y nos amenazaron con desalojarnos por la fuerza” dijo a El Patagónico uno de los trabajadores.

A medida que iban llegando otros compañeros, se hicieron más fuertes en el terreno y luego los que iban a cortar la Ruta 3 decidieron trasladarse a la 12 y todos juntos se quedaron en ese lugar hasta avanzada la tarde cuando se retiraron ya que ese piquete había perdido fuerza al estar libre la ruta nacional por donde personal de la Policía provincial desviaba camiones, colectivos y vehículos livianos que se dirigían hacia el sur o localidades de la zona oeste de la Provincia.

A mediodía, el extenso conflicto volvió a estar en esferas políticas, algo que prácticamente siempre ocurre cuando comienzan los cortes de ruta de los aproximadamente 300 obreros que hasta diciembre estuvieron afectados a las hoy paralizadas obras del segundo tramo la Autovía Rada Tilly-Caleta Olivia; la Avenida de Circunvalación; la Planta de Ósmosis Inversa y el tendido de la Línea de 132 kv. desde Pico Truncado.

En efecto, varios delegados de los trabajadores acudieron al edificio municipal para reunirse con el concejal Rubén Martínez y el intendente Facundo Prades, ambos surgidos de la Alianza Cambiemos.

El primero de ellos había anticipado a través de medios radiales que mantuvo una comunicación con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio (n), acordando una audiencia para tratar de resolver este conflicto, la que se concretará en Buenos Aires.

En efecto, de acuerdo a la copia de la notificación oficial que recibió Martínez, él deberá estar mañana a las 15 en la sede de esa cartera, aunque la nota no hace expresa referencia a una reunión con Frigerio sino con dos de sus asesores, Hernán Kohen y Fernando Macchi.

OTRO COMPROMISO DEL INTENDENTE

Prades, quien en un anterior viaje a Buenos Aires había prometido realizar gestiones por el mismo caso y no dijo nada cuando retornó, ayer no quiso resignar protagonismo y expuso otro de sus acostumbrados mensajes mediáticos.

En tal sentido, renovó sus promesas de buenos oficios diciendo que “podemos actuar como intermediarios, pero en esto quiero ser bien claro: son decisiones que se toman y se ejecutan desde otro lado. Nuestra idea es poder darles una mano, pero solo podemos actuar como nexo, primero ante la justicia y luego ante el Ministerio de Trabajo, y para ello irá la letrada del municipio y el doctor José Luis Lacrouts (secretario de Gobierno) al Juzgado Federal”.

Por su parte, Lacrouts escuchó el planteo de los trabajadores ante la situación originada por la presencia de efectivos de Gendarmería dejando en claro que el municipio no tuvo ninguna responsabilidad en el incidente ocurrido en la madrugada.

Luego, al hacer referencia a la falta de respuestas del gobierno nacional, el integrante del gabinete comunal dijo que “Caleta sabe muy bien quiénes son los funcionarios a nivel nacional que meten palos en la rueda”.

Al mismo tiempo advirtió que “no hay que subestimar al vecino”, en referencia a “gente que se sacaba fotos con ellos mismos hace unos meses atrás y que hoy ni aparecieron”, y aunque no dio nombres, era evidente que se refería, entre otros, al senador nacional Eduardo Costa.

Ello quedó más claro cuando dijo que “eran los benefactores de las obras y garantizaban la finalización de la ruta y hoy no están; no hay ninguno”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico