Paolo Rocca tiene dos campos fértiles en Chubut

A través de un par de firmas que se nutren de una casa matriz con sede en Uruguay, Paolo Rocca accedió a dos campos fértiles con bosque nativo en Chubut.

Primero obtuvo un permiso precario de ocupación de la tierra fiscal y luego la propiedad privada de una fracción junto al lago Esperanza, en la alta cordillera casi en el límite con Chile, y otro en la costa norte del lago Cholila, de acuerdo a la reconstrucción hecha con dos exfuncionarios públicos de esta provincia según publica este domingo el portal El Cohete a la Luna.

Allí se indica que a fines de 2005 en Esquel se inscribió Pedrogozo SA para la construcción, explotación y administración de centros recreativos y turísticos. La presidió el propio Rocca, junto con Héctor Alberto Zabaleta, Fernando Ricardo Mantilla y Umberto María Francisco Ciriaco Bocchini en el directorio.

El paquete accionario mayoritario estaba en manos de Rocca, el otro de Bolsín SA, firma de agronegocios formada en Uruguay con campos en producción en Colonia.

Dos años después, se creó Correntoso SA que absorbe y fusiona a Pedrogozo SA donde aparece como responsable Beatrice Bergamasco, ex esposa de Rocca, como la titular del 95% de las acciones y el resto de Bolsín SA. La empresa amplió su objeto social a la explotación de líneas aéreas, entre otros rubros.

Siempre en Esquel, Zabaleta en representación de Pedrogozo SA y Mantilla por Bolsín SA en 2008 formaron Mañke SA con un amplísimo objeto social.

Durante años hicieron lobby para acceder a la propiedad de esas tierras en el departamento Cushamen, lo que estaba prohibido por una norma provincial de protección del bosque nativo.

Ensayaron propuestas y contrapropuestas y al parecer llegaron a un acuerdo con el Estado de Chubut, al punto que Zabaleta cobró el año pasado un aporte de fomento a la producción por la Ley Ovina. Por su parte, la Dirección General de Rentas firmó un convenio con Pedrogozo por el que lo eximió del pago de ingresos brutos, al menos para el período 2017/18.

La transferencia hormiga de fondos públicos es estructural y sistemática. Tecpetrol junto con Siderar y Transportadora de Gas del Norte -del mismo grupo- fugaron más de U$S 500 millones entre 2015-2019, según un informe reciente del Banco Central.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico