Para los cirujanos la investigación por defraudación “es una incoherencia”

Mientras la Fiscalía de Estado que conduce Miguel Montoya intenta establecer si los cirujanos del sistema de salud pública encabezaron operaciones en quirófanos privados durante los horarios de dedicación hospitalaria, el cirujano Enrique Klingler argumentó que los médicos pueden dedicar el día posterior a las guardias a la atención privada.

 Diario Patagónico publicó en su edición de ayer una derivación de las denuncias del Ministerio de Salud ante la Fiscalía de Estado, que podría tener implicancias judiciales para los cirujanos del sistema sanitario público, si se comprueba que encabezaron prácticas quirúrgicas en quirófanos privados durante días y horarios de afectación a los hospitales de la provincia. Esto sumado a la presunción de que los diagnósticos de los pacientes intervenidos se detectaron en hospitales públicos, donde también se podrían haber realizado las operaciones a quienes contaban con obra social.

El tema derivó una denuncia de ribetes paritarios iniciada por el Ministerio de Salud asociado a un conflicto laboral y medidas de fuerza, basados en un acuerdo extra convenio, pero que en función de la requisitoria de información del fiscal de Estado, podría derivar en defraudación, y determinar desde cesantías hasta la suspensión de matrículas.

Sobre el tema se manifestó ayer el cirujano del Hospital Regional, Enrique Klingler, que puso foco en las deficiencias del centro asistencial para la prestación del servicio médico. “Un médico tiene días de post guardia, y esos días no tiene por qué ir al hospital. Puede atender o trabajar en otros lugares, puede ir a la privada porque están de franco en la salud pública”, argumentó ayer en diálogo con la 100.1

INVESTIGACION

Mientras la base de la investigación está dada por los libros de cirugías de los últimos dos años, tanto en el ámbito público como el privado, Klingler consideró “extraño” que solo se investigue a cirujanos y dijo que esperarán el desarrollo de las indagatorias. “Estamos tranquilos, no creo que ellos tengan la conciencia tranquila, no creo que puedan dormir tranquilos”, dijo en referencia al ministro de Salud y el fiscal de Estado. Esa fue su única referencia a la investigación en curso, considerando que la misma “parte de la incoherencia a la que nos tiene acostumbrados el Ministerio. Tenemos la mitad de los directores de hospitales de la provincia que le están pidiendo la renuncia, tenemos todos los hospitales de paro y el ministro esta con esto”, dijo. Klingler expresó que no tiene sentido, y respecto del tema que inició los pedidos de informes aseguró que no existe nada de lo que alude el ministro de Salud, José Manuel Corchuelo Blasco, que no existe ningún convenio ni acuerdo fuera del convenio colectivo, y que lo único que se modificó fue el valor de la hora guardia, asimilándola a la de los médicos de urgencias. “Sábado y domingo estuve de guardia, termino de operar una peritonitis para la cual el material de sanatorio lo tuve que llevar al hospital, porque el hospital no tiene material de laparoscopia, terminé tapado de pus y no me pude bañar porque en el hospital no funciona la caldera”, planteó el médico para llevar el eje del conflicto a la situación de infraestructura e insumos del nosocomio. Así cuestionó el estado de los pisos del quirófano, la falta de aire acondicionado y condiciones laborales que atentan contra la integridad física de los pacientes y médicos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico