Petrolero santacruceño será juzgado por la tragedia de Jaramillo

El hombre conducía la camioneta Ford Ranger que impactó con un minibús que trasladaba jóvenes del equipo de básquet de la Escuela Municipal de Puerto Deseado. El padre de uno de los adolescentes falleció en el lugar y al menos hubo cuatro lesionados de gravedad. Enfrenta el cargo de "homicidio culposo" entre otros.

Un hombre será juzgado por el trágico siniestro vial en el que falleció un padre que acompañaba a los jóvenes del equipo de básquet de la Escuela Municipal de Puerto Deseado. También resultaron con lesiones graves al menos otras cuatro personas. El juicio se iniciará el próximo martes en la Cámara en lo Criminal de la Segunda Circunscripción Judicial de Santa Cruz, en Caleta Olivia, y el acusado es un trabajador petrolero.

Tanto la defensa, la fiscalía y la querella han solicitado la presencia de varios testigos, entre ellos peritos en Accidentología Vial, detalló Tiempo Sur. El acusado se enfrenta a los cargos de “homicidio culposo” y “lesiones graves”, entre otros, indicaron las fuentes judiciales.

EL ACCIDENTE

Un accidente fatal se produjo el 12 de abril de 2013, alrededor de las 08:30, sobre la Ruta Nacional 281, en proximidades de Jaramillo. Por circunstancias que quedaron expuestas en el juicio chocaron de frente una camioneta Ford Ranger y un minibús. Este último vehículo, una Mercedes Benz Transit, perteneciente a la Municipalidad de Puerto Deseado se dirigía hacia Pico Truncado. Era conducido por Manuel Santibáñez y transportaba a una delegación de 11 basquetbolistas de entre 14 y 15 años, que viajaban acompañados por el padre de uno de ellos, Ricardo Silvi, quien es la persona que falleció.

El minibús se dirigía a tomar la Ruta Nacional 3 y ya había pasado unos dos kilómetros en el cruce con la localidad de Jaramillo, se produjo un impacto frontal con una camioneta Ford Ranger, perteneciente a la empresa de servicios petrolero.

La camioneta era ocupada por tres operarios petroleros y el conductor habría manifestado a uno de los médicos que lo asistió que se había quedado dormido. Los tres trabajadores no cumplían actividad laboral sino que se dirigían a una jornada de pesca en la zona de Bahía Mazarredo, para lo cual debían tomar un camino que pasa por Jaramillo.

La Ford Ranger se habría desviado hacia el carril por el que circulaba el minibús recientemente adquirido por la Municipalidad de Puerto Deseado. Además de quedar destrozado en su parte frontal, la unidad de transporte volcó sobre uno de sus laterales y quedó atravesada sobre el pavimento.

En tanto, la pick-up se fue hacia la banquina opuesta a su sentido de circulación y dos de sus ocupantes quedaron semi atrapados debido a que el frente y la cabina se deformaron por el impacto.

En el lugar se vivieron momentos de dramatismo debido a la gran cantidad de heridos. Algunos chicos que acusaron golpes leves ayudaron a rescatar a compañeros que sufrieron lesiones graves, en medio de gritos y pedidos de auxilio.

Debido a que la Ruta 281 es una ruta muy transitada, inmediatamente se detuvieron automovilistas particulares y camioneros para ayudar en la emergencia, en medio de un caos generalizado.

Una familia de nacionalidad boliviana contó que alzaron a un adolescente que se hallaba al costado de la banquina gimiendo de dolor y lo trasladaron en su auto particular hasta el Hospital Zonal.

Al menos cinco ambulancias, tres del hospital de Caleta Olivia, una de Puerto Deseado y otra de Jaramillo estuvieron afectadas a esta emergencia y gran parte de los heridos fueron derivados hacia la ciudad de Caleta Olivia debido a que cuenta con un centro asistencial de alta complejidad médica.

También se supo que la Comisión de Fomento de Jaramillo asistió a numerosos chicos en el gimnasio comunal hasta tanto llegaran sus padres y equipos médicos para observar su cuadro clínico.

Muchos padres de los adolescentes viajaron desde Puerto Deseado y se dirigieron presurosos hacia el lugar del accidente. Incluso uno de ellos trasladó a otro adolescente al hospital caletense en una camioneta particular.

Se dijo también que la única ambulancia de Jaramillo en funcionamiento se hallaba en esos momentos en Caleta Olivia ya había sido utilizada para el viaje de un médico y tuvo que retornar de inmediato hacia el sitio de la tragedia.

Inicialmente hubo una confusión acerca de la identidad de la persona fallecida ya que los equipos de emergencia médica rescataron y trasladaron inicialmente a los heridos más graves.

En principio se dijo que un herido que había ingresado al Hospital Zonal en nivel “rojo” y que luego falleció, era uno de los obreros petroleros que viajaba como acompañante en la camioneta. Sin embargo, luego se confirmó que iba en el minibús y que se trataba de Silvi, padre de uno de los deportistas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico