Plazo fijo: qué pasa si Milei cambia la tasa de interés sin un Plan Bonex

Las nuevas autoridades anunciarían las nuevas medidas sobre la tasa de interés, que incide sobre los plazos fijos, el próximo miércoles 13 de diciembre.

El 13 de diciembre, luego de anunciar el IPC (Índice de Precios al Consumidor) de noviembre, las nuevas autoridades del Banco Central anunciarían las nuevas medidas sobre las tasas de interés que afectan a los plazos fijos.

Si no se modifican las tasas de interés, que actualmente están en 133% de rendimiento anual u 11% efectiva mensual, los plazos fijos funcionan de la siguiente manera:

Si se realiza un plazo fijo de $200.000 por 30 días, obtendrá un total de $221.863,01 cuyo interés ganado es de 21.863,01 pesos.

Los depósitos a plazo fijo tradicionales deben quedar depositados hasta el final del plazo por el que se constituyó. Es decir, si una persona quiere cancelarlo antes del 10 de diciembre, no puede y deberá esperar a que termine el periodo establecido.

Si una persona arma un plazo fijo este 9 de diciembre, rendirá así:

Al colocar $150.000 por 30 días, obtendrá un total de $166.397,26 cuyo interés ganado es de 16.397,26 pesos.

El dinero ganado por los intereses del depósito podrá ser retirado después del 8 de enero de 2024.

Con tasas negativas, los bancos y demás instituciones financieras se ven obligados a pagar intereses por el exceso de efectivo en el Banco Central, es decir, cuando mantienen a mano más de lo que los reguladores indican por razones de seguridad.

Esto se convierte en un incentivo para que los bancos usen su dinero para prestar más a las empresas y a los consumidores, lo que ayuda al crecimiento.

Según los especialistas, las tasas negativas de los bancos centrales se traducen en reducción de los costos de los préstamos para las empresas y las personas naturales.

Sin embargo, pueden debilitar la moneda frente a otras divisas, lo que beneficiaría a los exportadores, pero aumentaría la inflación, por ende, se incrementarían los precios de las importaciones.

Además, los tipos negativos reducen el margen que los bancos y otras instituciones obtienen de los préstamos, lo que reduciría los flujos de crédito a la economía.

LAS LELIQS

Sobre la solución para las Leliqs, el libertario indicó que están trabajando “en una ingeniería financiera para que sea apetecible por el mercado” para resolverlo lo más rápido posible.

El presidente electo Javier Milei aseguró que no apelará a un Plan Bonex, una de las medidas implementadas durante el gobierno de Carlos Menem, para resolver la deuda del Banco Central y terminar con las Leliq. “Tendrá una solución de mercado”, sostuvo.

El Plan Bonex, lanzado en 1990 por Carlos Menem, fue un canje compulsivo de plazos fijos por bonos que licuó los fondos de las familias y empresas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico