Por el homicidio del "Rubio" Martínez declararon dos menores a puertas cerradas

El juicio por el homicidio de Jorge "El Rubio" Martínez continuó ayer y los principales testigos fueron dos menores que declararon en Cámara Gesell y cuyo testimonio no trascendió. En total se escuchó a 11 testigos, quienes se sumaron a los 9 que atestiguaron durante la primera jornada de debate. Por el hecho fue acusado José Carrizo, para quien se solicitará la absolución por legítima defensa, aunque la Fiscalía lo acusó por homicidio simple.

La segunda jornada de juicio oral y público contra José Carrizo (53) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, aunque la actividad se inició en la Cámara Gesell, donde declararon los dos menores que fueron testigos presenciales del hecho ocurrido el 16 de mayo del año pasado en la zona de la Costanera, cuando perdió la vida Jorge Andrés Martínez (30) tras una pelea.

Esos testimonios son de suma relevancia para la resolución del caso, aunque el contenido de esas declaraciones no trascendió porque al tratarse de menores de edad el acto se desarrolló a puertas cerradas.

Una vez de regreso a la Oficina Judicial, el tribunal que preside el juez penal Mariano Nicosia y que se completa con Jorge Odorisio y Mónica García continuó con la incorporación de la prueba testimonial que fue ofrecida por la fiscal general, Cecilia Codina, y en ese marco prestaron declaración otros 9 testigos, en su mayoría policías que tuvieron actuación en el lugar del hecho.

A ellos, se sumó la mamá de una menor que tomó imágenes de la pelea con un celular, aunque a mucha distancia y desde un costado; y dos comerciantes de un local de comidas que funcionaba en la zona y en cuyo patio trasero existía una cámara de la que también se obtuvieron imágenes.

LAS VERSIONES

Hay que saber que durante la jornada inicial la fiscal sostuvo que a lo largo del debate probará que Carrizo fue autor del delito de homicidio simple, mientras que las defensoras públicas, María Cristina Sadino y Claudia Torrecillas, señalaron que Carrizo ese día se levantó temprano a trabajar, pero no pudo llegar a su lugar de trabajo porque había paro y se fue a la plaza Soberanía a comer y tomar cerveza con unos amigos, momento en que se acercó Martínez, quien había tenido un conflicto previo con uno de los que se encontraban con Carrizo.

En ese marco, Carrizo trató de impedir la agresión y recibió un golpe con un palo de parte de Martínez, quien lo habría vuelto a agredir por segunda vez cuando intentó irse del lugar y allí fue que tomó el único elemento que encontró a mano para defenderse.

En razón de esa agresión que se consideró “ilegítima” es que la defensa reclamará la absolución por entender que se trató de un homicidio cometido en legítima defensa.

Hay que recordar que el homicidio de Martínez ocurrió el martes 16 de mayo de 2017, aproximadamente a las 18, en la plaza Soberanía. Por el hecho fue imputado Carrizo, quien fue detenido durante un allanamiento que se realizó al día siguiente en su domicilio ubicado sobre Base Almirante Brown, de Kilómetro 8.

Según el relato que efectuó en la apertura de la investigación el fiscal Adrián Cabral, la víctima sería la que se habría acercado al grupo donde estaba el agresor y allí les habría manifestado algo. “Se retiraron y volvieron a la plaza, momento en que Martínez agredió a Carrizo con un palo”, describió el acusador público. También dijo que Carrizo le asestó al limpiavidrios dos puñaladas que terminaron con su vida y por ello lo imputó como el autor de un homicidio simple.

Del propio relato fiscal surgió la existencia de una agresión por parte de la víctima, lo cual llevó a la defensora a destacar ese fragmento para cuestionar la calificación y sostener que la misma podría mutar a una legítima defensa o exceso en la legítima defensa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico