¿Por qué Boca Juniors sí y River Plate no?

La desorganización del certamen sigue trayendo nuevos capítulos y esta vez los dos equipos más grandes del país tomaron medidas disímiles con respecto a sus compromisos de 16avos de final.

Por un lado, Boca finalmente decidió aceptar el pedido de Guillermo Brown de Puerto Madryn y el compromiso, que se iba a jugar el miércoles que viene en Mendoza, finalmente se pospuso para el 13 de septiembre por las quejas del equipo del Sur, que volvió a entrenar recién esta semana.

Mediante una nota dirigida directamente al presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Claudio "Chiqui" Tapia, Brown había anunciado que recién este lunes fue notificado de la fecha del duelo ante Boca, que en principio estaba pautado para el miércoles 23 de agosto en el estadio Malvinas Argentinas.

"Guillermo Brown agradece la predisposición de @afa y reconoce el gesto al club @BocaJrsOficial al comprender la situación actual del plantel", escribieron desde el Twitter oficial del club. Una situación similar se vivió en la otra vereda, aunque el desenlace fue distinto.

Instituto de Córdoba, rival de River este domingo en Mar del Plata, también se había quejado de la falta de planificación, ya que además de haber vuelto a entrenar recién esta semana, todos sus refuerzos aún no están habilitados.

Pero finalmente, pese a las quejas y pedidos (y tras varias idas y vueltas), el Millonario no cedió y, apremiado por los compromisos que tendrá más adelante por Copa Libertadores de América, no quiso ceder y el encuentro por 16avos se jugará el domingo a la noche en el estadio José María Minella.

¿La particularidad? Los cordobeses viajarán solo con 11 jugadores profesionales y completarán su plantel con jugadores de la cuarta y la quinta división, ya que sus refuerzos todavía no fueron habilitados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico