Preocupación del sector pesquero de la provincia por la creciente llegada de barcos de Mar del Plata

El incremento de la llegada de barcos de la flota colorada a las aguas marítimas nacionales próximas a Chubut preocupa al sector pesquero vinculado a la Cámara de Flota Amarilla. Desde la entidad, advirtieron que podrían iniciar acciones legales por algunos puntos acordados en el Consejo Federal de Pesca.

La preocupación no es nueva. Sin embargo, el aumento de la llegada de barcos pesqueros desde Mar Plata preocupa a la flota amarilla de Chubut que entiende que hay una sobreexplotación del recurso de langostino que amenaza a la industria de la provincia. La Cámara de Flota Amarilla ya adelantó, en el último mes, que podría iniciar acciones legales por las pautas de manejo que aprobó el Consejo Federal Pesquero.

El Patagónico consultó al secretario de Pesca, Néstor Awstin, por este incipiente conflicto en la industria y en ese marco explicó que “es una lucha de toda la provincia”.

El funcionario confirmó que desde la Cámara de Flota Amarilla le adelantaron que evalúan realizar “acciones legales frente a alguna decisión que se tomó desde la Secretaría de Pesca de Nación”, pero optó no ahondar en detalles respecto a esa decisión. Aunque si se refirió al aumento de la llegada de barcos a aguas que se encuentran próximas a los límites marítimos provinciales.

En ese sentido, explicó: “la provincia de Chubut ha tratado de frenar esa avanzada de la flota colorada de Mar del plata, fundamentalmente, a aguas nacionales para evitar la incertidumbre que genera que cada vez más barcos pesquen en aguas fuera de la jurisdicción provincial; y la incertidumbre que genera si el langostino va a alcanzar a entrar a aguas provinciales a partir de octubre para ser pescado por la flota amarilla y también por la flota artesanal que opera en Rawson”.

Awstin agregó: “en el Consejo hemos hecho innumerables presentaciones y discusiones en el último año y medio para tratar de evitar este crecimiento de la flota pesquera. Y también hemos logrado imponer una serie de límites como el peso del cajón, la cantidad de horas sobre el caladero y el endurecimiento de las penas que tiene cualquier trasgresión de las normativas vigentes. Nosotros estamos convencidos que van a tener como resultado la merma en aguas nacionales y yo creo que en parte puede ser logrado”.

Según explicó el funcionario, el problema con el langostino se da a partir de que en su ciclo biológico gira sobre aguas nacionales y provinciales. Cuando alcanza un tamaño comercial sale a aguas nacionales y es capturado por la flota nacional. Luego en octubre vuelve a ingresar a la jurisdicción provincial.

La preocupación de los pesqueros de Chubut es que una sobreexplotación produzca una disminución del recurso en esa segunda etapa.

Por lo pronto, la Cámara de Flota Amarilla ya manifestó su descontento en torno a las políticas implementadas por el Consejo Federal Pesquero, y otras entidades también estarían en disconformidad.

Desde el sector apuntan a que en los últimos tres años hubo un desmadre en la explotación pesquera y temen que se produzca un fenómeno similar al de Buenos Aires, donde se destruyó la pesca de anchoíta o la merluza, lo que los obliga a buscar otras alternativas, en este caso el langostino que nace en Chubut.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico