Prescindieron de sus servicios sin pagarles y cortaron la ruta

A excepción de una veintena de delegados gremiales, 241 obreros de la construcción que estuvieron afectados a obras que ejecutaba la empresa CPC Ingeniería e Infraestructura, fueron notificados de que quedaban despedidos a partir del 31 de marzo y que la liquidación final de salarios estaba a su disposición. Pero como los fondos continuaban sin ser acreditados en sus cuentas bancarias, ayer decidieron cortar la Ruta 3 en el acceso norte de esta ciudad.

Caleta Olivia (agencia)

Era previsible que de un momento a otro llegaran los telegramas de despido luego de que hace pocas semanas la Administración de Vialidad, el Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento y un organismo que depende del Ministerio de Energía, desafectaran a CPC de las cuatro obras que tenía a su cargo: la autovía Rada Tilly–Caleta Olivia, la Avenida de Circunvalación de esta misma ciudad, la Planta de Ósmosis Inversa y la Línea Eléctrica de 132 kilovatios que proviene de Pico Truncado.

El debacle empresario comenzó a evidenciarse a principios de diciembre por cuestiones judiciales que afectaron al Grupo Indalo en el cual está inserto CPC y dejaron de pagarse salarios por el bloqueo de cuentas.

A partir de allí se fueron sucediendo protestas, cortes de rutas (3 y12), una simbólica venta de máquinas viales, intervención del Juzgado federal de Caleta Olivia para posibilitar un pago parcial de la deuda laboral y promesas de cancelación de quincenas vencidas y subsidios de 7 mil pesos por parte de Nación hasta tanto se reanudaran las obras, estimativamente en el mes de agosto.

Pero los obreros no habían recibido hasta ayer ni la liquidación final, ni hubo un aporte al Fondo de Desempleo, y mucho menos los subsidios por su nueva condición social de desocupados.

Fue por ello que ahora, ya como exobreros de CPC y por encima de cualquier postura que pudiera haber adoptado la dirigencia de la UOCRA, decidieron volver a cortar una ruta, esta vez la N° 3 en el acceso a Caleta Olivia.

CAOS VEHICULAR

La medida de fuerza comenzó minutos antes de las 11 y se extendió hasta las 15.45, bloqueándose el paso de camiones, colectivos y camionetas de empresas petroleras, no así de automóviles particulares. Alrededor de las 13 se liberó el paso a todos los vehículos por algunos minutos y horas más tarde volvió a repetirse esa metodología, aunque igualmente se produjeron situaciones de trastorno, sobre todo por algunos contra piquetes de camioneros. En tanto, muchos pasajeros de micros de media distancia tuvieron que caminar varios centenares de metros para realizar trasbordo de unidades.

Hasta anoche no había novedades de cuándo estarán acreditados los pagos en las cuentas de una sucursal bancaria correspondientes a ocho quincenas, el medio aguinaldo, indemnización y otros ítems, pero además los obreros no saben si serán absorbidos por otras empresas que se hagan cargo de las obras mencionadas. Por ello es muy posible que a hora temprana de hoy volverían a realizar el piquete en el mismo sitio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico