Reconocen beneficios a más de 60 petroleros por traspaso de empresa

Poco más de 60 trabajadores petroleros que residen en Caleta Olivia y Pico Truncado firmaron el jueves un convenio en la delegación Zona Norte del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz.

Caleta Olivia (agencia)

A través del mismo no solo se formaliza el traspaso laboral de Prosepet a Hunoil. También les asegura el pago de vacaciones y francos no gozados cuando dependían de la primera empresa de servicios.

Los operarios de Prosepet, quienes ahora pertenecen a Hunoil, se retiraron del edificio del organismo estatal ubicado en la calle San Martín de Caleta Olivia, con la documentación en mano y la satisfacción que les confiere la reivindicación alcanzada.

En ese marco, uno de los delegados del sindicato petrolero de Santa Cruz, Carlos Páez, comentó: “acaba de cerrarse una etapa difícil porque tuvimos que renunciar a nuestro primer empleo a fin de poder pasar a desempeñarnos en otra empresa, con la incertidumbre que ello significa”.

“Contamos con el apoyo de la comisión directiva y reconocemos el esfuerzo de los dirigentes, sobre todo del secretario general Claudio Vidal, del secretario adjunto Rafael Guenchenén y de Diego Morales que realizaron firmes gestiones para concretar el traspaso de muchos compañeros y que además logramos que se nos reconozcan las vacaciones y francos no gozados, algo que se nos pagará sin a valores actuales, sin ningún tipo de descuento”, puntualizó.

“Imagínense que complicado el traspaso de servicios entre empresas contratitas de YPF, pero ahora ya podemos decir que tenemos continuidad laboral, se nos reconocen beneficios que nos adeudaban pero además, aun renunciando a la primera de las empresas se nos reconoce la antigüedad y la categoría que veníamos revistando”, añadió.

MAS TESTIMONIOS

Otro operario del grupo, Oscar Paredes, relató que Prosepet venía afrontando una claro declive en sus operaciones y no pudo subsistir, lo que motivó una gran preocupación de los trabajadores y sus familias, hasta que por accionar del sindicato la mayoría de ellos pudo ser traspasado a Hunoil.

De manera personal también reconoció la meritoria labor que cumplió en este proceso Carlos Páez, que era el delegado obrero en Prosepet porque fue él quien inicialmente “se cargó toda la mochila del problema” y la trasladó a la conducción gremial que a su vez se ocupó o de llevar adelante gestiones ante empresas y el Ministerio de Trabajo.

“Para mí todo esto fue más que importante porque ya estoy por cumplir 25 años de servicio y perder esa antigüedad hubiera sido una situación ilógica y difícil de superar”, relató.

A su vez, Alex Cabero dijo que le resultaba más que grato decir: “hemos cerrado una etapa que había quedado inconclusa y ello fue gracias a la gestión de nuestro gremio”.

Recordó además que la lucha fue dura porque en el mes de enero hubo que llevar adelante medidas de fuerza cuando las operadora impusieron políticas de achique que derivaron en el despido de trabajadores.

“Yo me vi dentro de ese trance cuando, siendo operario de Prosepet y con 19 años de antigüedad recibí el telegrama de cesantía en mi casa, pero por suerte intervino la comisión directiva de gremio con Claudio Vidal a la cabeza y ello posibilitó nuestra continuidad laboral”, detalló.

“La etapa de incertidumbre vivida fue muy complicada para todos los compañeros y en mi caso tengo cuatro hijos que mantener. Todos no apoyamos mutuamente en tanto que los dirigentes fueron a Buenos Aires para sentarse frente a los empresarios e interceder por nosotros. Entonces sentimos que estuvimos bien representados para superare ese proceso de incertidumbre que fue feo porque uno no sabía que pasaría en el futuro con su familia”, dijo con voz entrecortada al recordar esa dura instancia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico