Se hacía llamar "Nicolás" o "Mauricio"

Dos empleadas públicas se refirieron a los movimientos que había en la oficina que el imputado Sandro Figueroa ocupaba en un edificio detrás de la Casa de Gobierno cuando, en carácter de asesor de la Unidad Gobernador, atendía administrativamente cuestiones de las empresas creadas para llevar adelante los ilícitos que se investigan en la causa "Embrujo".

Susana Ferro es empleada pública con funciones de recepcionista en el edificio donde Sandro Figueroa había montado su oficina sin ser empleado del Estado.

“Se presentó como asesor de Diego Correa y ocupaba una oficina frente a la de “Bedo” Reinoso (otro de los imputados)”, dijo la mujer. Expresó que venía a trabajar desde Puerto Madryn y que había dado instrucciones para que no ingresen a su oficina a realizar tareas de limpieza.

Estas afirmaciones fueron confirmadas por Karina Alvarez, que además contó que Figueroa se hacía llamar “Nicolás” o “Mauricio”. Destacó que “no quería que ingresemos a su oficina y que no se realicen tareas de limpieza”. Ante preguntas de los fiscales destacó que al lugar “solían ingresar Lüthers, Correa y Daniela Souza”.

Emiliano Vázquez es agrimensor. Fue contratado por Lüthers para realizar una tarea de amojonamiento en dos terrenos de Puerto Madryn. En la documentación de las tareas del agrimensor figura la empresa Sepat a cargo de Daniela Souza.

“Los dos terrenos, casi iguales, superaban los 2.400 metros cuadrados”, afirmó.

También declaró Javier Roldán, intendente de la localidad de Puerto Pirámide. Fue consultado por los testigos respecto del proyecto de la empresa Sepat en esa localidad.

“Solo quedó en una charla con Correa, pero en las dependencias a mi cargo no realizaron ningún trámite. En el lugar también hay terrenos de la Provincia que maneja el IAC. Nosotros a los terrenos los hacemos por ofrecimiento público y el IAC a eso no lo tiene en cuenta. Nunca tuvimos información alguna. Solo pedimos información al IAC de un supuesto proyecto”, manifestó.

Luego vinculó a quien está considerado el jefe de la asociación ilícita. “Correa me dijo que había una empresa amiga interesada en un proyecto que era beneficioso para la localidad en cuanto al desarrollo del turismo”, indicó en oportunidad de encontrarse con el extitular de la Unidad Gobernador cuando hacía gestiones en Rawson.

Finalmente declaró por la mañana de este miércoles el escribano de Esquel, Rafael De Bernardi. Dio cuenta de las formalidades que realizó su escribanía por los seis terrenos que el grupo investigado adquirió en la zona de la Comarca Andina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico