Se reciben tres denuncias por día de violencia familiar en Comodoro

El Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia en su Agencia de Violencia Familiar entre el 1 de junio y ayer recibió 90 denuncias por peleas intrafamiliares, de parejas y ex, entre los que predominan las lesiones y las amenazas que se convierten en expedientes judiciales. El principal problema con el que se encuentran los acusadores es la falta de un organismo que aborde con un tratamiento psicológico al hombre violento que muchas veces reincide en su comportamiento ante la falta de recursos para poder prevenir situaciones.

La Comisaría de la Mujer de Zona Sur entre el 1 de junio y ayer recibió 61 denuncias por violencia familiar, mientras que la comisaría de Zona Norte hubo 29. Un total de 90 denuncias que ya están a disposición del Ministerio Público Fiscal para que investigue el equipo de la fiscal María Laura Blanco, a cargo de la Agencia de Violencia Familiar. Un promedio de tres causas por día que se instruyen y que si el caso lo amerita en pocas horas ya comienzan a implementarse medidas judiciales al respecto.

La mayoría de las denuncias entre parejas y ex parejas son por lesiones y amenazas. Un ejemplo claro de esta problemática fue un caso del fin de semana. El sábado al mediodía una mujer que acompañaba en el Hospital Regional a su nena internada por neumonía, sufrió lesiones y amenazas por parte de su expareja.

La relación había terminado hacía muy poco tiempo y el hombre irrumpió en la habitación increpando a la mujer. Según pudo averiguar este diario, en base a los dichos de la mujer, el hombre la amenazó con quemarle la casa y sacarle a la niña, que no la iba a dejar a ver más a la pequeña. En medio de las amenazas, la víctima dijo que fue tomada del cuello y que debió rasguñarlo para que la soltara.

La mujer pudo alertar a una policía que realizaba servicio adicional, y esta policía persiguió al sospechoso y lo detuvo en la salida del nosocomio.

El hombre permaneció detenido durante el fin de semana, y ayer fue puesto a disposición de la Justicia formalizándosele una causa penal bajo la carátula de preventiva de lesiones leves y amenazas.

Como este tipo de casos, en Comodoro se recepcionan tres denuncias por día, un número importante. Cuando la denuncia es por lesiones, en el mismo día de la exposición ante la Policía, la Fiscalía ya comienza a trabajar en medidas judiciales. Incluso la mujer es citada al Cuerpo Médico Forense para que sea revisada por los especialistas que acreditan también las lesiones.

Cada denuncia realizada en cualquiera de las dos oficinas de la Comisaría de la Mujer, tanto en zona norte como en zona sur, tiene un marco de 5 días para llegar a la Agencia de Violencia Familiar.

“No hay nada para abordar al hombre violento… hay cómo preservar a la mujer, por ejemplo derivarla a “La Casa”, incluso como tratamiento psicológico, pero lo que no hay es un organismo para el hombre violento” expuso ante El Patagónico la responsable de la Agencia de Violencia Familiar, María Laura Blanco, primera fiscal en conseguir una condena bajo la figura de femicidio en Comodoro Rivadavia.

En caso de condenas o probation, a los hombres violentos a pedido de la Fiscalía se les exige que realicen un tratamiento psicológico, lo cual pueden hacer aquellos que tienen obra social, sino será por su cuenta y luego se evalúa su comportamiento de someterse o no a dicho tratamiento.

REGLA DE CONDUCTA

“Siempre le imponemos como regla de conducta el tratamiento psicológico” dijo Blanco. Sin embargo, es difícil poder controlar la reincidencia de un hombre violento, ya que no hay recursos en la provincia de Chubut hasta el momento en que permitan prevenir las desobediencias, o también acreditarlas.

Las tobilleras electrónicas aún no han llegado a Comodoro Rivadavia, aunque ya se han puesto a prueba en Trelew y Rawson.

“Ayudaría al control de las medidas, más cuando la persona es muy violenta y muy reiterante” dijo Blanco. De esa manera, la Fiscalía con la ayuda de la Policía, podría además de prevenir nuevos hechos de violencia entre exparejas, acreditar los incumplimientos de las prohibiciones de acercamiento.

Es que no hay recursos humanos para poner un efectivo policial en cada una de las viviendas tanto de víctimas como de agresores, más allá de que se lo determine en casos graves, como son los rondines y patrullajes esporádicos.

Ayer a la madrugada un hombre denunció que su expareja le destrozó los cristales del Volkswagen Bora en medio de la madrugada, mientras que otro hombre denunció por lesiones y amenazas a la pareja actual de su exmujer con quien tuvo un enfrentamiento en el Centro el domingo a la noche.

Los hombres también se animan a denunciar más, pero no tienen un mecanismo práctico que los contenga, ya que solo se les toma la denuncia en cualquier comisaría de la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico