Si Verónica Rosenthal investigara en la Patagonia, sería sobre Maldonado

El escritor presentó las obras que componen la saga de Verónica Rosenthal en la Feria del Libro de Comodoro Rivadavia y confirmó que escribirá siete libros más sobre la periodista y que si debiera hacerlo sobre un caso en la Patagonia, "sin dudas sería sobre Maldonado". Valoró las posibilidades que ofrece la ficción para contar crudas realidades y anticipó que el próximo libro incluirá detalles de la infancia de Rosenthal, como su pasión por Atlanta. También cuestionó la actual política editorial que lleva adelante el gobierno de Cambiemos.

“Tengo la idea de escribir un total de 10 casos de Verónica Rosenthal. Esperemos que podamos publicar el cuarto sin que pase nada raro como a (Stieg) Larsson”. Así de distendido, Sergio Olguín confirmó que escribirá siete casos más sobre la saga de una de las periodistas más entrañables de la literatura argentina.

Quienes tuvieron la oportunidad de leer “La Fragilidad de los cuerpos”, “Las extranjeras” o “No hay amores felices” saben que la periodista pone el cuerpo donde debe hacerlo si es para conseguir información que le permita esclarecer crímenes que no deben quedar impunes, como la explotación infantil; el feminicidio y el tráfico de órganos. El viernes en el CEPTur, en el marco de la Feria del Libro, Olguín anticipó que dará a conocer un aspecto de su infancia hasta ahora ignorado: la relación con su abuelo que la llevaba a la cancha a ver a Atlanta y le permitía compartir juegos con los varones, algo poco frecuente hace 30 años. En la nueva historia, la periodista tendrá entre 35 y 36 años.

El escritor, que dijo que antes que nada es “periodista”, confesó que trabajar en sus libros temas espinosos desde la ficción le posibilita mayores libertades, como por ejemplo resolver complejos crímenes como en “Las extranjeras”, basado en el caso de las turistas francesas asesinadas en Salta. En tal sentido, no descarta que en alguno de los restantes libros recoja algún caso identificable de la Patagonia. No dudó en responder que si ello ocurriera, sería sobre Santiago Maldonado, el cual cuenta con las piezas ideales de los rompecabezas que suele desentrañar la Rosenthal, quien debutó como personaje en “La fragilidad de los cuerpos”, novela que fuera llevada a la televisión el año pasado, protagonizada por Eva De Dominici, y que podría llegar al cine, pero con actores belgas ya que en ese país adquirieron los derechos. De todos modos, aún falta para que el proyecto esté concluido.

“El otro día vi algo del guión y los llamé porque no me gustó nada que la hicieran hincha de River; se ve que Atlanta por allá no es muy conocido”, dijo Olguín.

ASI EN LA FICCION COMO

EN LA REALIDAD

Por estas horas, Olguín es uno más de los que espera con ansiedad el estreno cinematográfico de “El Angel” (basada en la violenta vida de Robledo Puch), previsto para el próximo jueves en todo el país, y en donde participó del guión. Además, “estoy en varios proyectos de cine y televisión. Hay uno para llevar adelante una película de mi libro ‘1982’ y estamos viendo qué hace Pol-ka (Producciones) con ‘Las Extranjeras’, pero por lo pronto me estoy abocando a la cuarta novela de Verónica Rosenthal”.

En este sentido, el escritor manifestó que “el año que viene estará publicado el próximo libro. Allí vamos a tener a una Verónica que investigará la muerte de un periodista y el desempeño de las grandes corporaciones”, además del ya citado aspecto de su infancia.

Ante un atento auditorio, Olguín destacó el impulso de las editoriales patagónicas y se mostró entusiasmado por conocer las obras de los autores de la región. ”Yo creo que los que venimos de Buenos Aires tenemos que tener la cabeza abierta para poder acceder a la literatura local. Cuando uno sale de Buenos Aires se encuentra con una gran literatura, que lamentablemente no llega a la Capital, y, sin embargo, está muy presente. El hecho de que acá en Comodoro Rivadavia haya una parte dedicada a las editoriales patagónicas es muy importante para todos aquellos que venimos de afuera”. A propósito de ello, se llevó un ejemplar de “El boomerang vuelve al cazador”, la última gran novela de Diego Angelino que editó Espacio Hudson.

En este marco, el escritor manifestó que siente muy identificado con autores de la década del 50 como David Viñas. “Nunca pretendí inventar nada, ni ser de vanguardia. Yo me siento heredero de aquella literatura y más acá en el tiempo me siento identificado con Ricardo Piglia, Osvaldo Soriano o Roberto Fontanarrosa, que me orientaron de alguna forma. En la actualidad hay muchísimos autores de primer nivel como Mariana Enríquez, Claudio Zeiger o Samanta Schweblin. No es casual que los nombres de mujeres sean una marca en mí porque en este momento hay una gran movimiento de escritoras mujeres que es muy fuerte”, aseguró al citar también a Claudia Piñeiro.

Asimismo, manifestó su preocupación por el mercado editorial en la Argentina. “Estamos en una crisis del libro muy fuerte. Tiene que ver con la crisis en el país. Las editoriales en la Argentina durante muchos años dependían de las compras que hacía el Estado nacional, sobre todo a las más chicas y medianas. Lo que hacía que pudiera mantenerse en el mercado y crear nuevos libros era que había una participación del Estado. Esto se ha perdido. Lo que es paradójico porque el ministro de Cultura viene del grupo editorial Penguin Random House. Tendría que ver que parte de sus años de éxito como editor se debía al papel del Estado”, sostuvo en referencia a Pablo Avelluto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico