Sigue el fuego y si calma el viento podrían operar los aviones

Bomberos de Madryn, Trelew, Rawson y Pirámides trabajan arduamente para contener el avance del voraz incendio que azota la región. El fuego quemó unas 70 mil hectáreas y las llamas avanzaban rápidamente en dirección al istmo. Por las ráfagas, los aviones hidrantes pudieron trabajar muy poco.

Con una mirada constante al pronóstico meteorológico, que anunciaba vientos fuertes, los Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn, la Municipalidad, Protección Civil, Agencia Provincial de Seguridad Vial, los cuarteles de la Regional Nº 1 y empresas privadas continúan combatiendo el incendio que comenzó en la tarde del sábado.

El fuego ya quemó 70 mil hectáreas, superficie que supera lo ocurrido hace dos años cuando las llamas afectaron una parte del Área Ecológica El Doradillo y generó enormes pérdidas materiales.

Al trabajo en terreno se sumaron dos aviones hidrantes que llegaron desde Esquel y que realizaron sus viajes aunque el clima impidió que pudieran desarrollar los vuelos como se tenía previsto.

Los aviones arribaron a media mañana y rápidamente se sumaron al trabajo mientras el tiempo y la visibilidad lo permitieron. Mientras pudieron operar realizaron “continuos disparos sobre el sector del Riacho principalmente, donde hay viviendas, y sobre los cascos de estancias próximos sobre los flancos izquierdos en dirección a Punta Quiroga”, se comentó.

Esta operatoria aérea se tuvo que detener cuando el viento azotó la zona. Hasta ese instante se realizaron disparos con una carga de agua de 3 mil litros. Sólo hubo tres pasadas.

La idea de los hidrantes fue poder llegar a los sitios “donde el personal de bomberos o maquinarias no puede acceder al incendio” permitiendo cada viaje poder “aplacar la intensidad del fuego” expresó el segundo jefe de los Bomberos.

MAQUINARIA EN ACCION

Carlos Agüero mencionó que se dispusieron dos máquinas que trabajaron en la cola del incendio.

“Una rotación de viento es la amenaza que puede tener Puerto Madryn, especialmente El Doradillo”, señaló Agüero. “Este trabajo preventivo se realizó el domingo donde se despejaron todas las banquinas para determinar un perímetro entre el incendio y el parque. Por su parte, Vialidad Provincial dispuso tres máquinas en la cabeza del incendio para intentar frenar el avance del fuego hacia El Riacho”.

El intendente Gustavo Sastre, minutos después de la reunión del Comité de Emergencia, reconoció que la situación es “muy compleja” por la proyección del clima y el amplio espectro de superficie quemada.

Tras el encuentro de trabajo se decidió atacar el frente del incendio y la cola, lugar donde el sábado por la tarde comenzó el foco ígneo.

“Hay dos sectores muy marcados que son la cola, lugar y la cabeza del incendio que está camino al Riacho. Allí las máquinas municipales y del sector privado y Vialidad Provincial y bomberos estarán atacando ambos focos que es donde tenemos mayor peligrosidad al momento de rotar el viento”, explicó Sastre.

Para hoy se esperaba que sólo durante la madrugada hubiera ráfagas de hasta 78 kilómetros por hora, pero que el clima mejorara hacia la tarde.

Fuente: Jornada

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico