Solicitan reconocimiento para celadores que salvaron la vida de las mujeres detenidas

Los jefes de la Alcaidía Policial, Víctor Farcy y Gabriel Acosta, solicitaron al jefe de policía, Luis Avilés, el reconocimiento para el próximo "Día de la Policía" de los empleados de ese recinto carcelario y de la Seccional Tercera que pusieron en riesgo su vida para salvar a las cinco detenidas del Pabellón Femenino que se incendió el 23 de agosto. Inclusive piden al Concejo Deliberante que destaque al personal policial por salvar cinco vidas.

Los jefes de la Alcaidía Policial, Víctor Farcy y Gabriel Acosta, consideraron ante El Patagónico que el Concejo Deliberantes debería tener en cuenta el valor del personal policial de ese recinto y de la Seccional Tercera por haber salvado cinco vidas el miércoles 23 de agosto en el incendio del Pabellón Femenino.
Farcy comentó que ya cursó una nota al jefe de Policía, Luis Avilés, para que también el personal policial sea reconocido para el 7 de diciembre cuando se conmemore el Día de la Policía.
Luego de tres semanas y de que las cinco detenidas fueran dadas de alta del Hospital Regional, el jefe de la Alcaidía Policial le comentó a este diario que "son hechos que enaltecen, primero a ellos como persona y por ende a la institución en sí. No cualquiera arriesga la vida inhalando monóxido de carbono y la sustancia tóxica que se da cuando se prende un colchón. Para mí es loable lo que hizo el personal policial, tanto hombres y mujeres, y el personal de la Seccional Tercera", destacó Farcy.
Ese 23 de agosto al mediodía según contó Laila Nuñez al Tribunal Oral Federal, estaban tomando mate en el pabellón femenino junto a Yuliana Uribe, Jessica Aguilera y Nahir Quinteros. Fue Uribe quien al ir a buscar una campera al otro pabellón advirtió que había fuego. Comenzaron entonces a gritar y a buscar oxígeno en la ventana del baño.
Inmediatamente, los policías enfrentaron el fuego con los matafuegos que había, y abrieron las puertas con candado para finalmente rescatar a Nuñez, Uribe, Aguilera, Quinteros y Gisella Pérez. Todas estaban desvanecidas cuando ingresó el personal policial, según Farcy. Uno de los celadores que realizó un curso de apnea y podía controlar su respiración, logró abrir los candados.

LOS DESTACADOS

En la lista de nombres que el jefe policial propuso para el reconocimiento institucional figuran el oficial inspector César Ponce; los suboficiales Javier Vera, Cristian Montesino, Enrique Paredes, Gabriel López, Rita Sánchez, Mario De la Cruz, José Díaz, Francisco Sosa, Héctor Muñoz, Ariel Gemetro, Carlos Cares, Mauricio Frávega, Miriam Soto, Maria Gudiño y Estrella Mattios.
Farcy destacó la valentía del personal y "que hayan actuado de manera rápida con los medios que se contaba. Salvar cinco vidas no pasa todos los días".
El jefe policial comentó que ante la demora de los Bomberos por el tránsito y la distancia con la Alcaidía, se optó por ingresar y a riesgo de sus propias vidas y salvar a las internas.
"Estaban todas desvanecidas, se las sacó al patio interno del pabellón y se hizo reanimación a alguna de ellas. También el médico del Hospital tuvo muy buena predisposición, lo que permitió que ellas puedan seguir viviendo. El personal actuó sin medir ningún tipo de consecuencia", destacó. Incluso siete de ellos sufrieron principio de intoxicación, pero finalmente fueron puestos a salvo luego de algunos días.
Farcy sostiene que la causa judicial tiene que seguir su curso y frente a las actuaciones internas que se realizaron al otro día del incendio por parte de la Policía, dijo que no entendía cuál era la falta y que lo primero que le interesaba era la evolución en la salud del personal policial. Hoy en día están todos trabajando. "Se han apurado a hacer las actuaciones" dijo Farcy.
Frente al cuidado de los internos, los jefes de la alcaidía sostienen que inculcan a diario a su personal que deben velar por la atención de los internos, aprovechando la ocasión para pedir asistencia psicológica con el fin de "descargar tensiones porque uno con el trato de detenidos queda con tensiones. Sería bueno una atención psicológica; no es que están todos locos, pero sería bueno una descarga psicológica y emocional".
Hay que recordar que el personal policial que llega destinado a la Alcaidía y cumple funciones de celador no ha recibido ninguna capacitación previa. "Estamos para evitar que se vayan y tenemos que velar por los derechos que ellos tienen en calidad de detenidos" dio Farcy, añadiendo que "lo cortés no quita lo valiente"; que hay que tratar a los detenidos como semejantes y que ello no quiere decir que "uno no pueda actuar cuando lo deba hacer".
La Alcaidía en un futuro podrá alojar a casi 200 detenidos. Recién se ha inaugurado una de las cuatro celdas con capacidad para 20 detenidos de uno de los cuatro pabellones nuevos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico