También el Gorosito mira azorado el alza de precios

La suba en el costo de los combustibles líquidos es la referencia más visible de la escalada de precios de insumos indispensables que se está registrando en el país, pero la estanflación -vocablo que pusieron de moda los economistas para definir esta crisis- se percibe en los todos los rubros.

La nafta súper en Caleta Olivia comenzó a valer desde la media tarde de este viernes 362 pesos en las estaciones de servicio Axion y algunos pocos menos en las de YPF.

Esto representa 72 pesos más de lo que valía ese carburante desde la última suba que se dio hace once días, precisamente el 27 de noviembre.

Desde el punto de vista político, algunos vecinos consultados por este diario atribuyen responsabilidad de la nueva estampida inflacionaria al gobierno nacional saliente y otros al que asume el domingo, pero lo cierto es que en esta etapa de transición, el vacío de poder es aprovechado por los grandes grupos empresarios y formadores de precios.

Como fuera y por una suerte de efecto cascada y especulativo, en supermercados y comercios de barrios es difícil conseguir cortes principales de carne vacuna a menos de 7 mil pesos el kilogramo o un paquete de yerba de reconocidas marcas a menos de 5 mil, en tanto que un sachet de leche de litro ronda los 800 pesos.

Ni que hablar de calzados ya que un par de modestas zapatillas están por encima de los 35 mil pesos y si se busca algo un poco mejor el precio no baja de los 100 mil, sin mencionar las de líneas deportivas de reconocidas marcas porque se tornan accesibles solo para quienes tienen poder adquisitivo.

En tanto, por estos días se observó en las casa supermercadistas y comercios mayoristas una mayor afluencia de clientes que buscaban stockearse con los ahorros disponibles, ante el temor de que la semana próxima tenga mayor vigencia la desregulación de precios virtualmente dehumanizados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico