Tenían una violenta convivencia, según los vecinos

Comenzó el juicio oral y público por el homicidio de Gastón Flores, ocurrido el 21 de febrero de 2020 y que tiene como único imputado a Walter Bazán Núñez. En la fecha pudieron escucharse los testimonios de los primeros 8 testigos.

En su alegato inicial, el Ministerio Público Fiscal –representado por Cristian Olazábal y Cristian Ovalle- sostuvo que el día del crimen, entre las 12 y las 14 aproximadamente, Gastón Flores se encontraba en el interior de su domicilio sito en calle 649, al 2.200 en un departamento sin numeración al fondo del terreno, del barrio San Cayetano. Escuchaba música y consumía bebidas alcohólicas -y probablemente otras sustancias-, junto a Walter Bazán Núñez, con quien convivía y tenía una relación violenta. De ello dieron cuenta de los vecinos, ya que en varias ocasiones vieron cómo se peleaban y se gritaban e incluso a Bazán Núñez invitando a Flores a pelear en el patio.

Lo cierto es que para la Fiscalía, fruto de esta relación violenta, Flores habría golpeado a Bazán Núñez la noche anterior; incluso lo habría bajado por la fuerza de la camioneta. Es a partir de este altercado que presumiblemente se iniciara una discusión y Bazán Núñez tomara un arma de fuego de propiedad de la víctima y le efectuara un disparo en el pecho.

Luego se retiró del domicilio con el arma, dejando todo ordenado para no levantar sospechas y declaró no haberse encontrado en el lugar, situación que fue desmentida por los testigos de los departamentos lindantes.

El hecho fue calificado jurídicamente como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de “autor” para Bazán Núñez.

EL SOBRINO LO DESCUBRIO

Por su parte, la defensora Lilián Bórquez, postuló “la teoría negativa del caso”, es decir que “la fiscalía no va a poder probar que su defendido” fue el autor del homicidio.

Uno de los testimonios de la fecha fue el del sobrino de la víctima quién recordó que al momento del hecho trabajaba en albañilería junto a su tío Flores y al imputado. Dijo que aquel día lo llamó varias veces y que como no le contestaba, se fue a trabajar solo. Luego pasaría a ver a su tío, golpeando la puerta y por una ventana vio que estaba tirado en el piso. Ingresó, lo tocó y estaba duro. Avisó a un vecino y recuerda que no había nada roto ni tirado; estaba todo como lo había dejado la noche anterior. Luego lo va a buscar a Bazán Núñez a la casa de su madre y le preguntó qué había pasado. Notó que el imputado tenía un golpe en la cara.

Otro de los testigos, hermano de la víctima, expresó que otro de sus hermanos le comentó que “algo le había pasado” a Gastón y que llamara a su sobrino. Se acercó al lugar del hecho, había mucha gente y no lo dejaron pasar. Fue entonces hasta la Seccional Sexta.

Hasta ese momento pensaba que su hermano estaba herido de arma blanca, pero un oficial le dijo que tenía un disparo y que se lo había comunicado Bazán Núñez. También mencionó que el imputado estaba golpeado y que él no lo dejó entrar al velorio porque tenía la convicción de lo que había pasado.

El tribunal de debate está presidido por Mónica García, e integrado por Martín Cosmaro y Mariano Nicosia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico