Trabajadores de la Fundación Sustentable protagonizaron el primer piquete de 2019

Una quema de cubiertas en el acceso a la sede del Ministerio de Trabajo de Santa Cruz, ubicada en el complejo edilicio de SUPeH, marcó ayer en Caleta Olivia la primera protesta laboral del nuevo año. Los manifestantes reclaman que les paguen el sueldo de diciembre y el medio aguinaldo.

Caleta Olivia (agencia)

La protesta de ayer en Caleta Olivia fue protagonizada por alrededor de medio centenar de obreros que pertenecen a la Fundación Santa Cruz Sustentable. Esta empresa depende del Gobierno provincial, posee algo más de doscientos trabajadores y los problemas de pago de haberes se agudizaron en el curso de los últimos tres años.

En ese mismo lapso se fueron reduciendo las actividades laborales, entre ellas la vinculada al reciclaje de residuos urbanos ya que la planta de tratamiento instalada en el predio del relleno sanitario está inactiva al igual que la fábrica de bloques de hormigón y de ladrillos para pavimento intertrabado.

Parte de los operarios se desempeñan en obras públicas a partir de licitaciones que lanza la comisión de fomento de Cañadón Seco, también desarrollan otras tareas menores, pero su situación es inestable y sideralmente distinta a la creación de la empresa cuando hace algo más de una década se formó bajo la denominación “Fundación Olivia”, para dar cabida a numerosos desocupados.

En la práctica, el cambio de razón social solo representó una fachada de expresión de deseos por la ineptitud de los gerentes que se fueron sucediendo, al tiempo que se gestaron serios conflictos con cortes de ruta que en algunos casos fueron disipados con el accionar de la fuerza pública.

SOLO LA POLICIA ATIENDE LLAMADOS

Al margen de haber representado el primer piquete del año, el de ayer no constituyó ninguna sorpresa, ni tampoco lo fue que el delegado del organismo laboral, Renato Bonilla les informara a los manifestantes –según sus dichos- que no lograba contactarse telefónicamente con el ministro de Trabajo, Teodoro Camino ni con el vicegobernador Pablo González. Se desconocía si los mismos se encontraban en Río Gallegos.

Sin embargo, tuvo mejor suerte cuando llamó a la guardia policial de la Comisaría Primera y en pocos minutos se presentó en ese lugar una comisión de uniformados para labrar un acta por la que se dejaba constancia que los manifestantes violaban la ordenanza por la que se prohíbe la quema de cubiertas.

La vocera de apellido Costancio sostuvo, en diálogo con este diario, que parece ser que muchos funcionarios provinciales ya están de vacaciones y nadie responde a un reclamo humanitario como es el cobro de haberes.

Hasta avanzada la tarde no se tenía conocimiento si el problema había quedado superado, por lo que hoy se reanudaría la protesta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico