"Trataremos de ser competitivos de local y visitante", dijo Diego Romero

"Este año buscaremos otra vez ser protagonistas del Super 20, tratar de llegar lo más lejos posible y después en la Liga también", afirmó el pivote de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia. "Tenemos mucho talento", enfatizó el basquetbolista de 36 años y 2,07 de estatura.

Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia inició el último lunes su tercera semana de pretemporada con miras al Torneo Super 20 de la Liga Nacional de Básquetbol, donde debutará el domingo 23 de septiembre como local ante Peñarol de Mar del Plata.

El equipo que conduce Martín Villagrán continúa de manera intensa con su preparación en el Socios Fundadores, para llegar en óptima forma física a la hora de competir de manera oficial.

El capitán Diego Romero espera con muchas expectativas la temporada que está a punto de iniciarse. En una charla con El Patagónico, el pivote de 36 años habló del trabajo del equipo, del plantel que se ha conformado, del retiro de Emanuel Ginóbili de la práctica activa y también habló de su hermano Sergio, el arquero que volverá a la selección argentina de fútbol luego de haber quedado afuera del Mundial de Rusia por una lesión en la rodilla.

- ¿Cómo estás viviendo esta pretemporada en Gimnasia?

Estoy contento, con muchas ganas, siempre apuntando a que el club quede lo más arriba posible. Tratando de ayudar a los chicos nuevos a adaptarse a la ciudad y al club. En estos últimos años, el club ha estado tan ordenado que simplemente hay que adaptarse a la ciudad. Ahora (los jugadores) vienen, tienen todo en su lugar, la casa preparada, el lugar que necesita para comer lo tiene listo, es espectacular. En la primera semana, los comentarios de los chicos fueron que fue buena la recepción, con todo completo y sin tener que ir a pedir el cable ni nada. Entonces, se hace más fácil adaptar a los chicos a la ciudad. Así que estamos encontrándonos como equipo, tratar de meter en sistema a Jaqhawn (Walters), a Lucas (Pérez) y a Seba (Vega) para que más o menos agarren la idea de Martín (Villagrán).

- ¿Qué te pareció el equipo que se conformó?

Tenemos mucho talento, (Dwight) Lewis es un dos alto, así que tenemos una alineación titular alta. Después, tenemos que adaptarnos a jugar todos con todos, a encontrarnos en los sistemas que quiere Martín. Al talento hay que agregarle concentración, actitud, ganas, y así podemos tener una buena temporada. Pero recién estamos en la pretemporada, tenemos que hacer este trabajo de la misma forma. Con actitud, con ganas, venir, correr, hacerle caso al profesor y ponerse bien en el lado físico, porque después en el básquet hay tiempo para ponerse bien.

- ¿Cómo creés que va a ser esta temporada, después de haber tenido un gran Super 20 y una estupenda Liga Nacional?

Esperemos que sea parecida, pero sin las lesiones. El año pasado todos nos fuimos con la sensación de que podíamos estar un pasito más arriba, no solo en los playoffs, sino en la temporada regular, que si no hubiésemos tenido tantos problemas de lesiones, hubiéramos subido más del séptimo puesto, pero es parte de una temporada larga en Argentina, de jugar en la Liga más dura de Sudamérica. Las lesiones van a pasar, tenés que estar preparado para eso, y creo que eso fue el plus del equipo, que asimiló las lesiones y que puso la cabeza dura. En una gira de tres partidos nos fuimos sin nuestros dos goleadores. Se nos cayó Shaq (Johnson) y Jarrid (Famous) tuvo familia y no pudo viajar, y fuimos a una gira donde ganamos dos y perdimos uno con Quilmes. Eso es lo bueno que al equipo le pasó y de lo que tenemos que transmitirles a los compañeros nuevos para seguir por esa línea, que las piedras en el camino no te tiren para atrás, sino que te tiren para adelante.

- En la pasada temporada tuvieron problemas de lesiones. Sin embargo, nunca bajaron los brazos.

A veces éramos cinco –sonríe–, y eso lleva el día a día, de ponerse bien, de entender que en este momento de la temporada en los ‘picados’ que jugamos van a haber pérdidas y nos vamos a chocar. Pero eso nos va a ir fortaleciendo para que después en la temporada, cuando tengamos situaciones difíciles que pasar, que en un momento te puede agarrar un equipo y sacarte 20 o 30 puntos, y vos al otro día tenés que levantarte y jugar de vuelta, concentrarte y que ya pasó. Eso es lo que tenía el equipo el año pasado, se levantaba de todas, y tenemos que tratar de crear esa mentalidad de vuelta. Con paciencia, tenemos tiempo, todavía nos queda un mes para el Super 20, después empezar la Liga, pero estamos por buen camino. El plantel, de la parte humana hasta ahora, es de diez puntos. Martín una vez más le dio en la tecla a la parte humana. Pero que la parte humana no lleve a que los entrenamientos sean light. Los entrenamientos son duros, hay fricciones, hay agarrones como debe ser, y eso hace que el equipo sea duro.

- ¿Te planteás algún objetivo personal o grupal?

Yo siempre pienso en lo grupal, en ayudar en lo que más pueda, desde el banco, desde la cancha. Este año lo que hice fue prepararme antes para hacer algo diferente, para mejorar lo del año pasado. Creo que aunque me lesione, que por ahí puede pasar, por ahí si estuviera un poquito más fuerte antes capaz que para el final de la temporada estoy un poco mejor. Lo único que hice fue entrenar un poquito antes, para ver si llego en mejor forma al final de la temporada. Pero objetivos personales nunca los tengo, porque lo que más se disfruta son los logros grupales. Este año trataremos otra vez de ser protagonistas del Super 20, tratar de llegar lo más lejos posible y después en la Liga, también. El año pasado, el equipo era competitivo de local y visitante, y eso es lo que tenemos que lograr este año también”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico