Último adiós al exintendente

Los restos de Miguel Onofre Benítez, quien fuera intendente de Caleta Olivia en el periodo1987/1991 fueron inhumados a mediodía de este miércoles en el cementerio local.

Debido a las medidas preventivas a la pandemia del Coronavirus, no hubo velatorio y las exequias se limitaron a un respetuoso cortejo fúnebre del que tomaron parte sus hijos que arribaron desde Neuquén, Sergio, Andrés y Alejandro, varios amigos personales y varios referentes políticos del justicialismo.

Entre estos últimos se pudo observar al también exintendente José Manuel Córdoba; a la exsenadora y actual directora para la zona norte del Instituto de la Vivienda, María Ester Labado; al secretario de Servicios de la comuna, Rubén Contreras; a la diputada por pueblo Liliana Toro y a Amanda Carrizo.

Benítez tenía 80 años y hace varias semanas habría sufrido una caída en su casa, siendo internado en el Hospital Zonal y pudo saberse que también había dado positivo de COVID 19. Si bien ya había negativizado esa enfermedad, su cuadro clínico de agravó yfalleció en la madrugada de martes de esta semana.

Sus restos fueron depositados en un nicho y al concluir el sepelio uno de sus hijos, Sergio, comento a El Patagónico que su padre nunca quiso retornar a La Plata de donde era oriundo ni tampoco radicarse en Neuquén donde pensaban alquilarle un departamento.

“Era muy testarudo y siempre nos decía que su pueblo seria por siempre Caleta Olivia” recordó con nostalgia, acotando además que a pesar estar alejado de la función pública, siempre se preocupaba por los cotidianos problemas sociales que afrontaba a ciudad, como el caso de la desocupación, los piquetes con consecuentes cortes de ruta, la escases de agua y la inconclusa obra de la autovía, entre otros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico