Un Albatros declaró y complicó a otro compañero

El cabo primero Francisco Lezcano abonó la tesis del enfrentamiento con encapuchados pero dijo que el cabo segundo Juan Obregón era el único prefecto que portaba un fusil MP5.

La declaración del cabo primero de la Agrupación Albatros de la Prefectura Naval Francisco Antonio Lezcano abonó la tesis del enfrentamiento con un grupo de encapuchados la tarde del 25 de noviembre pasado cuando mataron a Rafael Nahuel de un tiro por la espalda. Pero aseguró ante el juez federal Gustavo Villanueva, que el cabo segundo Juan Ramón Obregón era el único albatros que portaba un fusil MP5 cuando subieron esa jornada a la montaña en Villa Mascardi.

Durante la declaración de Lezcano estuvieron la fiscal interina Sylvia Little, el abogado por la querella Estanislao Cazaux, y las defensoras particulares Anabella Schmidt y Alejandra Bussetti, que asisten al cabo primero de Prefectura Naval de la Agrupación Albatros, Francisco Javier Pintos, que es el único imputado por el homicidio de Nahuel.

La principal prueba que lo incrimina, según recordó Cazaux, que trabaja en el caso junto a su colega Marcos Miguel, es el informe de la peritación balística que concluyó que la bala calibre 9 milímetros que extrajeron del cuerpo de la víctima había salido del fusil MP5 de Pintos.

El acusado negó cuando lo indagaron el 5 de julio pasado haber usado su MP5 durante el presunto enfrentamiento. Pintos admitió que disparó con su pistola reglamentaria 9 milímetros cuando se vieron rodeados por un grupo de encapuchados que les dispararon con armas de fuego. Pero aseguró que tiró “a zonas controladas”. Dijo que otros compañeros también dispararon con armas letales.

Otros albatros que declararon como testigos señalaron a Obregón como el que portaba una MP5. Es más, el jefe de la patrulla de Albatros, el oficial principal Pablo Rubén Berra, declaró que asignó a Pintos una de las pistolas de aire comprimido y a Obregón la MP5.

Según el diario Río Negro, Lezcano declaró el viernes que escuchó esa tarde del 25 de noviembre “un sonido fuerte, parecido a una escopeta; y un sonido más agudo que podría ser de un calibre 22”. “Obregón tenía MP5 y pistola reglamentaria. Pintos tenía la marcadora de pintura y su armamento reglamentario”, sostuvo.

Dijo que la orden de Berra era “solamente exploración y recolección de información, fotos..., no confrontar ni tomar contacto. Por eso informábamos constantemente lo que veíamos”.

Ante una pregunta del juez, Lezcano aseguró que si un compañero de la fuerza se encuentra desarmado y bajo fuego con municiones letales, no se le puede suministrar armamento de otro efectivo, “porque el armamento es personal de cada funcionario”.

Lezcano dijo que cuando descendieron de la montaña hasta la Ruta Nacional 40 Sur, Pintos y Obregón tenían puestos los mismos chalecos. Pero Pintos declaró lo contrario.

Dijo que Pintos se había lastimado la pierna. Berra aseguró que Pintos tenía un pedazo de rama en una pierna. Pero Pintos sólo mencionó un golpe en la pierna.

Cuando se le preguntó en la indagatoria a Pintos si no disparó su MP5, ¿cómo explica que se le impute haberle causado la muerte a una persona con esa arma?”, respondió: “Yo no soy perito, lo que se me ocurre es que pueden haberse equivocado en el número de serie de la MP5. En el enfrentamiento el único que tenía MP5 era Obregón”.

“Pudo suceder que equivocaron el número de serie en la pericia, porque en el enfrentamiento sólo había una MP5, que es la que llevaba Obregón. Las dos MP5 –la mía y la de Obregón– sólo difieren en un número”, afirmó. Obregón aún no fue citado por el juez a declarar.

Villanueva aún no resolvió la situación procesal de Pintos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico