Un grupo de cristianos se pronunció en apoyo al aborto

Como parte del "martes verde", representantes de la agrupación Cristianas y Cristianos por la Vida Plena y el Derecho a Decidir, leyeron su apoyo al proyecto. También participaron integrantes de Actrices Argentinas y profesores de Derecho.

Se hizo un nuevo “martes verde” en favor de la sanción del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Con la conducción de Carla Conte, al acto asistieron integrantes del colectivo Actrices Argentinas del interior del país, poetisas, artistas musicales, representantes de la Red de Profesores de la Facultad de Derecho, y Cristianas y Cristianos por la Vida Plena y el Derecho a Decidir, quienes leyeron una proclama y encendieron velas verdes. “El aborto será ley, amén”, expresó la pastora pentecostal Gabriela Guerreros.

“Este proyecto es una cuestión de Salud Pública en la cual el Estado es responsable y debe intervenir garantizando los derechos de las personas gestantes a decidir sobre sus propios cuerpos en condiciones dignas. Eso es defender la vida”, sostuvieron los cristianos en el documento que leyeron entre algunas de las 24 pastoras firmantes. Según publica Página/12, abajo del escenario, varones y mujeres sostuvieron velas verdes como “símbolo de nuestra opción por la luz” y en contra de “la oscuridad de la clandestinidad”. Además, aseguraron que “no existen razones bíblicas, teológicas o pastorales para penalizar a las personas que pasan por la experiencia de un aborto”.

La proclama fue escrita por personas de fe de diversas confesiones: valdenses, metodistas, luteranos, reformadas, pentecostales y católicas, entre otras, en apoyo a la IVE. “Estuvimos trabajando bastante tiempo, reuniéndonos para hacerla”, le contó a PáginaI12 Teresa Solís, pastora presbítera de la Parroquia del Carpintero Nazaret en Ingeniero Budge hace 23 años. Solís se pronunció a favor del aborto porque durante todos sus años “de trabajar en el territorio en el campo popular” ha visto a mujeres de clase baja “que son madres y jefas de familia y tienen sus hijos porque no les queda otra, porque en la familia hay unas historias terribles de muertes de primas o madres por abortos clandestinos”. La pastora también manifestó su preocupación por las condiciones hospitalarias óptimas para la realización de la práctica. “Las mujeres te dicen: ‘Pastora, ¿cómo vamos a pensar que vamos a tener un aborto seguro en un hospital cuando los niños se mueren porque hay diarrea y no tienen insumos?’”, explicó.

En el Antiguo Testamento se dice que recién después del tercer mes podría estar el alma en el cuerpo, así que el proyecto de ley no tiene nada de objetable

Alfredo Carballo, moderador de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana de Buenos Aires, expresó: “estamos a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo porque es un derecho de la mujer. Los varones deberíamos cerrar la boca y dejarlas hablar”. Carballo, además, explicó con argumentos teológicos su posición: “en el Antiguo Testamento se dice que recién después del tercer mes podría estar el alma en el cuerpo, así que el proyecto de ley no tiene nada de objetable”. Agregó que la Iglesia católica se considera aristotélica tomista y Santo Tomás coincidió con la idea de que recién en el tercer mes de la concepción “el alma entra al cuerpo”. “Vida tiene cualquier parte del cuerpo, cada célula nuestra tiene vida, si uno está inmerso en la cuestión religiosa, lo importante es que tenga vida espiritual”, le dijo el religioso a Página/12.

Esto tiene que ver con lo que dijo Jesús: ‘Ámense, no se juzguen’

Al lado de Carballo se encontraba David de Pascual, pastor de la Iglesia Metropolitana de Tigre, vistiendo una estola verde. “Esto tiene que ver con lo que dijo Jesús: ‘Ámense, no se juzguen’. Nosotros queremos ser un apoyo para todas las mujeres que quieren interrumpir sus embarazos”, sostuvo. Además, opinó que los cristianos que se manifiestan en contra del aborto “no hablan de Jesús”, sino que “hablan de sus privilegios”.

De Pascual y Carballo aseguraron que “bíblicamente, la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo” porque, para que naciera Jesús, Dios le preguntó a María si quería gestar a su hijo. “Si hasta para ser madre de Dios hubo derecho a decidir, ¿cómo no va a haber derecho a decidir acá?”, expresó Carballo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico