Un pedido de la hija de Cavallo le cuesta al Estado 100.000 dólares

Cancillería nombró por tres meses al diplomático Daniel Raimondi porque Sonia pidió más tiempo por "razones personales". Denuncian "gastos demenciales y curro".

El gobierno empieza a definir las representaciones diplomáticas en las sedes que son prioridad la política exterior de Javier Milei. En ese marco, en se espera que en breve el Presidente envíe al Senado los pliegos para Gerardo Werthein (Estados Unidos), Daniel Scioli (Brasil), Ian Sielecki (Francia), Mariano Caucino (India), Shimon Axel Wahnish (Israel), Guillermo Nielsen (Paraguay) y Sonia Cavallo Runde (OEA).

El nombramiento de la hija de Cavallo tiene una particularidad y puede abrir una polémica dentro del gobierno. Desde que Milei asumió, Cancillería nombró a Daniel Raimondi, ex vicecanciller de Jorge Faurie en la gestión de Mauricio Macri, para que reemplazara a Carlos Raimundi en el Consejo Permanente del organismo regional.

Raimondi había sido nombrado como embajador en la OEA poco tiempo antes del cambio de gobierno pero Felipe Solá le ordenó la vuelta a la Argentina y estuvo cuatro años cumpliendo tareas en Buenos Aires.

Ahora fue nombrado por un período corto de tiempo hasta que Cavallo asuma pero eso implica un costo adicional de 100.000 dólares en el Estado en un contexto de crisis económica.

"Espero que sea un malentendido, porque si no es realmente demencial", dijo a LPO una fuente diplomática al tanto de la situación. En paralelo, fuentes de Cancillería confirman que Raimondi fue nombrado por tres meses y luego "deberá ir a otro lugar".

Esta fuente detalló que Cavallo pidió 6 meses de tiempo hasta que resuelva "temas personales", con lo cual el diplomático podría quedarse más tiempo. "Nadie sabe bien qué es pero puede ser para organizarse, es un dispendio de recursos del Estado salvaje. Podrían haber dejado a la funcionaria que está a cargo unos meses más y listo", afirmó.

El Gobierno puede hacer estos movimientos porque para ir a la OEA u a otro organismo internacional no se necesita placet y cada país designa a quien quiere.

La fuente recuerda que "Raimondi se fue a la OEA en noviembre de 2019 en un acto enorme de irresponsabilidad y solo para ganar plata extra. Es lo que se llaman gastos de traslados que se justifican cuando uno va por varios años y se usan para instalarse, comprar un auto y ese tipo de cosas".

"Fue cuando ya había ganado Alberto Fernández las internas y Felipe Solá ya había pedido que nadie salga mencionando especialmente la OEA. De esa forma se quedó con muchísima plata de gastos de traslado de ida y de vuelta. Ahora evidentemente encontró un negocio para hacer plata rápido y quiere hacer lo mismo", sentenció.

Según los tiempos parlamentarios, se calcula que los pliegos estarían aprobados para febrero y el Gobierno tendría los votos para aprobarlos sin problema.

Fuente: La Política Online

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico