Una banda roba en los vehículos estacionados en el Huergo

Habitantes de ese sector de Km 3 y usuarios del complejo deportivo sufren robos en sus rodados cuando los estacionan en las inmediaciones. Los delincuentes estarían identificados, pero la policía no puede atraparlos.

Mariel fue el miércoles a practicar natación en el Club Huergo. Eran las 20 cuando encontró un lugar disponible para estacionar, tomó su bolso e ingresó en el establecimiento. Antes se aseguró de que el cierre centralizado se activara. La clase, bañarse y cambiarse le llevó una hora y media por lo que el regreso a casa significaba terminar el día sin sobresaltos.

Sin embargo, cuando salió se dio cuenta de que el vehículo tenía una de sus puertas abiertas. “Me olvidé la puerta abierta ¡Me quiero matar!”, pensó ella mientras se acomodaba en el rodado. Lentamente se dio cuenta de que la gaveta estaba rota, le faltaban sus anteojos y que el asiento trasero estaba tirado para adelante. Empezó a revisar su interior y se dio cuenta de que le habían robado la rueda de auxilio y que habían barreteado una de las puertas.

Con bronca y resignación comenzó a enviar mensajes a sus familiares para contarles sobre el robo. Se dirigió a la Seccional Primera donde el efectivo policial le comunicó que la denuncia debía hacerla en Mosconi y que “iba a tener que tener paciencia porque tiene que estar la encargada de tomarle la denuncia”.

El enojo de Mariel aumentó exponencialmente. “Básicamente me dijeron que no rompiera las ‘bolas’ y que me vaya a casa”, le contó la damnificada a El Patagónico. La noche de Mariel terminó con mucha impotencia.

Al otro día tenía que hacerse una revisión médica y decidió pasar al Club Huergo para advertirles a las autoridades sobre el robo. Para su sorpresa, no era el primer delito en la zona. “En el Huergo me dijeron que las personas estarían identificadas porque se mueven en una (Chevrolet) Meriva y una (Ford) EcoSport. Se encargan de robar en los autos que estacionan. Los ven por las cámaras que roban, pero nunca los agarran”, lamentó.

“Se cansaron de avisarle a la policía, pero no hacen nada. Los tienen grabados y siguen robando. Da mucha bronca”, aseguró.

SIN RESPUESTAS

Mariel se resignó a realizar la denuncia porque “no me garantizaron que sirva de algo” y teme que le vuelvan a abrir el coche

“En el club me dijeron que los delincuentes esperan que las personas se bajen para robarle. Es una situación lamentable porque uno viene a hacer deporte o estaciona su auto por un rato y no sabés si a la vuelta lo vas a tener donde lo dejaste”, afirmó.

Ante la falta de respuestas por parte de la policía, la damnificada solicitó más seguridad por la zona. “No puede ser que no podamos dejar el auto y que te roben. Uno quiere hacer deporte o simplemente llegar a su casa y estar tranquilo. Si ya hay grabaciones donde se ve que estas personas se bajan y roban, hay que hacer algo. No puede ser que se queden de brazos cruzados sin hacer nada”, subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico