Una nueva denuncia involucra a un policía de Palazzo

Se trata de un nuevo caso de "poliladrones" que se registra en la subcomisaría de Palazzo en menos de una semana. Un efectivo de la fuerza policial fue denunciado por robarle la suma de 700 pesos a un hombre tras secuestrarle el automóvil en medio de un control operativo en ruta 3 y 39.

Según pudo averiguar El Patagónico se trata de una nueva denuncia a la que accedió este medio y que se suma a la información que publicó ayer de manera exclusiva dando a conocer el caso de los dos policías denunciados por robo de celulares en el barrio Palazzo, repitiendo la actitud de pares con uniforme que utilizaron su poder para amedrentar a un ciudadano dominicano el 13 de marzo.

Ayer, en conferencia de prensa en el marco de la causa conocida como “Tío del Norte” el jefe de Policía provincial, Miguel Gómez, expresó: "nos vamos a encargar de limpiar estas manzanas podridas" en referencia al caso de los dos nuevos “poliladrones” acusados de robarles los teléfonos celulares a dos jóvenes en la plaza de Palazzo el domingo a las 5 de la madrugada en medio de un operativo de identificación de personas.

El segundo caso consecutivo de “poliladrones” en la dependencia de Palazzo sucedió el pasado 31 de marzo alrededor de las 23:30 en medio de un control operativo en ruta 3 y 39.

El denunciante (38), junto con su acompañante (36) circulaban con su vehículo - un Suzuki Fun- cuando fueron sorprendidos por el control policial. Una vez que se los identificó los efectivos labraron un acta de infracción por consumo de bebidas.

Minutos después llegó un segundo móvil policial y fue así que uno de los policías - que ya está identificado- sin motivo alguno comenzó a registrar el automóvil y le comunicó al damnificado que iban a secuestrar el rodado por carecer de la documentación correspondiente.

El mismo empleado policial se dirigió en el auto con el denunciante a la subcomisaría de Palazzo y en un momento el hombre observó que el efectivo en pleno trayecto guardó algo entre sus pertenencias, pero no le dio mayor importancia.

Ya en la dependencia policial, queriendo recuperar sus cosas personales de su auto, la víctima se dio cuenta de que su riñonera que había dejado en el asiento del conductor estaba abierta y le faltaban 700 pesos.

El damnificado radicó la denuncia en la Seccional de Mosconi, donde se labraron las actuaciones correspondientes, mientras tomaron conocimiento las autoridades oficiales y la plana de la jefatura policial.

El agente policial ya está identificado y se procedió a realizar una investigación interna.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico