Una vivienda quedó reducida a cenizas en el San Cayetano

El incendio se produjo en la zona alta del barrio San Cayetano y las llamas consumieron la totalidad de una vivienda de maderas. Vecinos del sector intentaron controlar el fuego con sus propios recursos, pero no pudieron hacer nada. La familia no se encontraba en la vivienda y finalmente el siniestro lo apagaron los integrantes de tres móviles de Bomberos Voluntarios.

La tranquilidad de la zona alta del barrio San Cayetano se vio interrumpida el sábado a las 22:30 cuando un incendio consumió la totalidad de una vivienda ubicada sobre la calle Juan Luckiewicz.

El foco ígneo fue detectado por los vecinos que intentaron controlar la situación, pero todo su esfuerzo fue inútil debido a que la construcción era de maderas y por ello ardió con facilidad.

Es por eso que optaron por llamar a los Bomberos Voluntarios, dado que el fuego amenazaba con extenderse a otras viviendas de esa zona de difícil acceso.

Pese a que los llamaron más de una vez, los vecinos aseguraron que los bomberos se presentaron una hora más tarde y cuando las llamas ya eran incontrolables y habían consumido gran parte de la estructura. “Mandaron primero a los patrulleros para comprobar que había un incendio”, se quejaron los residentes del sector al señalar que dos móviles de la Seccional Sexta llegaron primero a la zona.

Lo cierto es que los móviles 44 y 31 del Destacamento 1 llegaron, pero los voluntarios tuvieron que ingeniárselas para que los vehículos pudieran ubicarse en alguna posición que les facilitara el trabajo, teniendo en cuenta la poca accesibilidad que presentan las calles de la zona alta del San Cayetano.

Los voluntarios realizaron tareas de ataque directo para que las llamas no siguieran propagándose, pero el foco ígneo no daba respiro. Es por eso que se pidió apoyo al Cuartel Central. Así, el móvil 27 reforzó las tareas logrando que el incendio no alcanzara a las casas cercanas ni a un automóvil que se encontraba en reparación en las afueras de la vivienda lindante.

Cuando la situación parecía estar controlada, uno de los vecinos alertó a los voluntarios de que en el patio trasero de la propiedad se encontraba una garrafa que podría originar consecuencias si explotaba.

Así, los bomberos se abrieron paso entre la estructura y lograron enfriar gran parte de la zona.

Otro de los temores que tenían los vecinos pasaba por el posible derrumbe en la estructura, teniendo en cuenta que consumió toda la base de la vivienda. En consecuencia, los bomberos trabajaron con todas las precauciones para no lamentar heridos.

Al momento del incendio, los propietarios no se encontraban en la vivienda y los vecinos trataban de comunicarse con ellos para darles la noticia.

Los voluntarios recibieron el apoyo de Defensa Civil y de personal de la Seccional Sexta. Los trabajos se extendieron durante más de una hora, teniendo en cuenta que no se retiraron hasta que se realizaron las tareas de enfriamiento en el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico