Unieron Caleta Córdova y Barrancas Blancas

La agrupación de nadadores en aguas frías completó un nuevo anhelo, que centra su espíritu en la natación autónoma y recorriendo la diversa geografía patagónica.

Quienes disfrutan de las costas al norte de Caleta Córdova tal vez fueron testigos el último fin de semana de una postal por demás atípica si se cruzaron en el camino de ripio con personas con torpedos en sus manos, ojotas y traje de neopreno.

La imagen poco habitual corresponde a los nadadores de aguas frías de la agrupación “Nademos Juntos–Domadores del Marques”, que pudieron concretar una nueva travesía que implica nadar en forma autónoma y retornar al punto de salida caminando.

“Estamos incursionando en algo que hace tiempo los ‘Domadores’ veníamos planificando, pero que empezamos a ensayar este fin de semana que es ‘viajar nadando’. Y a eso le agregamos senderismo, que lo podríamos definir como un Swimtrek (nado más trekking). Porque existe el Swimrun -que combina múltiples segmentos de natación con otros de carrera a pie- pero eso es competitivo y lo nuestro es recreativo”, comentó Juan Manuel Diez Tetamanti a El Patagónico.

El grupo que ensayó este nuevo proyecto estuvo integrado por Juan Manuel Diez Tetamanti, Víctor Bonzano y Beatriz Vega.

“Fueron 7 mil metros a nado, desde la vuelta de Punta Nogales. Salimos del sector norte de la playa de Caleta Córdova a las 10 de la mañana. Y sobre las 13 estábamos saliendo del agua a la altura de lo que sería ‘Barrancas Blancas’ que sería el sector norte de Punta Nogales. En el recorrido pasas por dos sectores conocidos como ‘la playita’ y ‘las cuevas’. Y cuando llegamos a Barrancas cambiamos el equipo para volver caminando a Caleta Córdova, que arribamos cerca de las 15:30”, describió el geógrafo.

Las características de la travesía tienen que ver con que llevó carga -10 kilos cada nadador en diferentes dispositivos de flotación que fueron desde boyas inflables hasta un bote inflado de pesca que era remolcado en el mar- que consistió en elementos de camping que permitan la autonomía fuera del agua.

“La idea es hacer un nado autónomo. Ahora nos encontramos viendo cómo obtener agua potable para poder sumar más kilómetros y espacios de recorrido. Esperamos sea el inicio de una serie de travesías que no conozca de límites”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico