Vecinos evalúan una acción legal por la sesión del Concejo

Gran parte de la comunidad de Caleta Olivia aún no sale de su asombro por la escandalosa sesión extraordinaria virtual y secreta que, a instancias de una urgente convocatoria del intendente Fernando Cotillo, realizó el jueves el cuerpo de cinco concejales que estaban al límite de su mandato de cuatro años: Miguel Troncoso, Paola Álvarez, Juan Carlos Juárez (del oficialismo), Gabriel Murúa y Cristian Bazán (de la oposición).

El caso tiene un perfil tan irritante que fuentes consultadas revelaron a El Patagónico que ya se estaría conformando un grupo de vecinos para presentar un recurso ante una fiscalía al considerar que esta sesión estuvo viciada de nulidad porque al no hacerse pública de manera institucional violaría normativas establecidas en la Ley de Municipios N° 55.

Las mismas fuentes explicaron que aún en caso de haber sido convocada de manera secreta por el Departamento Ejecutivo, ello tendría que haber sido explicitado de manera específica en la convocatoria.

Por otra lado, un referente del nuevo cuerpo de concejales que recién el lunes asumirán sus funciones, no descartó la posibilidad de debatir la modificación de la resolución aprobada por sus pares salientes referida al régimen tarifario que elevó los impuestos en un promedio del 150 % pero en algunos casos se los llevó a más del 200 %.

Ese fue el punto central de la polémica, ya que también se habría incorporado un gravamen municipal para profesionales médicos, contadores, abogados, etc.

En este marco, luego de concluida la sesión, hubo misteriosos llamados a periodistas y jefaturas de redacción, en algunos casos para aclarar posturas y en otros para preguntar ¿quién escribió el informe de la extraordinaria?.

En el caso de El Patagónico, las únicas llamadas fueron desde el área de prensa del concejal Juan Carlos Juárez (foto) para aclarar que él fue el único que se votó negativamente a la suba de impuestos ya que los que dieron su aprobación fueron Álvarez, Murua y Bazán, es decir que aprobación fue por 3 votos positivos y 1 negativo.

¿Y qué pasó entonces con Troncoso que había dado el presente virtual al inicio de la sesión?. Bien, resulta que el presidente del cuerpo, a quien se le atribuye haber ordenado que la sesión no se transmitiera por la plataforma virtual institucional, se desconectó antes de que se debatiera la tarifaria y el proyecto del presupuesto de gastos y recursos.

Argumentó que no podía ver ni escuchar a sus pares y que necesitaba llamar a de manera urgente a un técnico, pero aparentemente el supuesto servicio que requirió llegó tarde o nunca lo hizo. Lo concreto fue que Troncoso “desapareció” de las pantallas de los

Argumentó que no podía ver ni escuchar a sus pares, por lo que necesitaba de manera urgente un servicio técnico, pero ese supuesto requerimiento no se concretó a tiempo. Lo concreto es que Troncoso “desapareció” de los monitores por el resto de la sesión.

Por otra parte, respecto a la negativa de Juárez de avalar el nuevo cuadro tarifario, trascendió que pese a ser del partid oficialista, estaba molesto porque Cotillo no lo habría mocionado para ocupar el cargo de juez de Faltas.

Pero se desconoce qué fue lo que incentivó a los ediles de la oposición (Murúa y Bazán) a dar su voto positivo al elevado incremento de impuestos que incidirá de sobremanera entre los contribuyentes, habida cuenta que sus gestiones de caracterizaron por fuertes críticas a Cotillo.

De todos modos el jefe comunal no pudo lograr que le aprobaran otros proyectos, entre ellos la potestad de designar a último momento a todos los cargos jerárquicos del citado tribunal; el pase a planta permanente de unos doscientos empleados contratados ;y la eximición de impuestos al gremio de camioneros y a la empresa de servicios petroleros Copesa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico