Violentos incidentes por la absolución del policía acusado de la muerte de un preso

Tres horas de violencia se vivieron ayer en los accesos a los edificios de las cámaras del Crimen y de Apelaciones de Caleta Olivia luego de que el tribunal que juzgara al subcomisario Alberto Méndez resolviera absolverlo de toda responsabilidad por la muerte de Gustavo Gerez que se produjo hace casi dos años en el interior de la Seccional Primera de esta ciudad. Medio centenar de allegados a la víctima que aguardaban en las inmediaciones repudiaron la decisión de los jueces y bloquearon con ramas de árboles, trozos de concreto y fuego todos los accesos.

Caleta Olivia (agencia)

Los incidentes comenzaron alrededor de las 13 y se extendieron hasta las 15:15 cuando los manifestantes se retiraron y personal de la Prefectura Naval que estuvo a cargo de la custodia interna pudo sofocar tres grandes focos de fuego, uno de los cuales destruyó el acceso a la Cámara de Apelaciones, contigua a la del Crimen donde se había realizado la audiencia final y el veredicto de los jueces Juan Pablo Olivera, Humberto Monelos y Grisela Bard.

El oficial que estuvo acusado del delito de “homicidio culposo”, había quedado sitiado por los manifestantes que también arrojaron algunas piedras, pero no fueron reprimidos. Alberto Méndez fue retirado en un vehículo tipo Traffic, custodiado por personal de la Infantería policial que había permanecido en el patio que divide ambos edificios, pero sin intervenir contra los manifestantes, como tampoco hizo una veintena de prefectos que constantemente recibieron insultos.

Mucho antes, los indignados jóvenes profirieron insultos a varios periodistas y fotógrafos e incluso intentaron arrebatarle la cámara al corresponsal del diario Crónica, quien en medio del forcejeo cayó al suelo y se golpeó un brazo, pero gracias a la intervención de otros trabajadores de prensa la situación no pasó a mayores.

Luego de ese incidente, la mayoría de los periodistas optó por retirarse del lugar ya que no había ningún tipo de seguridad dado que la intervención de la policía hubiera empeorado las cosas.

Una mano de la avenida Alem y la calle Primeros Pobladores quedaron bloqueadas y personal policial se ubicó a varias cuadras de distancia para desviar el tránsito vehicular, en tanto que las clases de una escuela primaria y de un jardín de infantes que se encuentran en las inmediaciones fueron suspendidas por prevención.

EL FALLO

Los jueces determinaron que Méndez no fue culpable de torturas a Gerez y resolvió en consonancia con lo que había determinado una junta médica: “muerte por síndrome de delirio agitado por consumo de drogas y alcohol”.

El presidente del tribunal, Juan Pablo Olivera, aclaró que esta era una “sentencia de primera instancia” y por lo tanto querellantes y fiscales pueden apelar recurriendo a una instancia judicial superior.

Los abogados querellantes, Alberto Luciani y Paola Fernández, quienes ayer llamativamente no estuvieron al dictarse la sentencia, habían pedido 20 años de prisión para el imputado, además del procesamiento de los cuatro efectivos policiales (Vande, Guzmán, Aguilar y Bayón) que participaron de la custodia de la víctima luego de la detención en la madrugada del 16 de septiembre de 2016.

A su vez los fiscales, tanto de Cámara como de instrucción, Carlos Rearte y Carlos Borges, habían requerido 4 años de prisión y 5 de inhabilitación para ejercer la función policial.

Al finalizar la audiencia Sandra Gerez, hermana de la víctima, se retiró de inmediato pero advirtió que apelarían la sentencia, en tanto que Nicolás Gutiérrez, uno de los amigos de la víctima que tenía 29 años, expresó indignado que “los policías siguen hostigando, maltratando y torturando a la juventud”.

“Ellos no están para proteger, menos Méndez, y tampoco los otros que colaboraron en el secuestro, en la tortura y en el asesinato de Gustavo. Acá no hay justicia; que la gente sepa entender que la bronca va básicamente por ese lado”, afirmó.

Finalmente, expresó que “lo único que queríamos era una mínima justicia, aunque sea de cuatro años. A Gustavo lo torturaron y lo asesinaron en la comisaría, así que vamos a continuar con las movilizaciones pidiendo justicia”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico