Votó en contra del aborto y debió dejar la Banca de la Mujer

La senadora catamarqueña Inés Blas dejó de ser la titular de la Banca de la Mujer en Congreso. Su salida se selló en la sesión histórica del 8 de agosto, cuando votó en contra de la interrupción voluntario del embarazo. En su lugar fue elegida, por unanimidad, la senadora pampeana Norma Durango, quien en aquella sesión reivindicó al movimiento feminista y votó a favor "para que las mujeres tengamos más protección, menos violencia y dejemos de morir".

"Pongo a disposición mi renuncia a la comisión", había dicho Blas al votar en contra del aborto y esta tarde en el Salón Ramella del anexo del Senado sus compañeras de la Banca de la Mujer —integrada por todas las senadoras de los partidos políticos que tienen representación en la Cámara alta— le tomaron la palabra para nombrar a Durango, quien también preside la Comisión Bicameral de los Derechos del Niño. En tanto, la vicepresidencia continuará siendo ocupada por la senadora de Cambiemos Gladys González, según publica hoy Página/12.

"Los abortos se hacen y miles de mujeres abortan y mueren clandestinamente. El debate hoy es legal o ilegal. Esta ley no obliga o recomienda a nadie a abortar. Legaliza la práctica", señaló Durango en la sesión de agosto y destacó que en esa jornada su banca era una extensión del colectivo de mujeres que "ha trabajado el país por el aborto legal, seguro y gratuito".

A contramano del lugar institucional que ocupaba, Blas -quien denunció "presiones" para cambiar el sentido de su voto- se declaró "convencida de que terminar con un embarazo no deseado de manera violenta es evitable" y solicitó a los Estados nacional, provincial y municipal que "de cumplimiento a la legislación vigente".

Cabe recordar que menos de una semana después de la votación contra la legalización del aborto en el Senado, Elizabeth, una mujer de 34 años, madre de un niño de 2, murió en el hospital Manuel Belgrano de San Martín del oeste bonaerense, por un cuadro de infección tras intentar practicarse un aborto con el tallo de un perejil. "Es la consecuencia de no haber podido aprobar la interrupción voluntaria del embarazo y se tendrán que hacer responsables quienes no lo votaron", repudió Durango tras aquella nueva muerte evitable.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico