Waiwen, el último club de vóley que se formó en la Argentina

El primer equipo de varones salió campeón del Patagónico de Mayores el último fin de semana. Se formó en febrero con un grupo de 20 personas y actualmente tienen todas las categorías en Damas y Varones, además de 160 socios.

por Carlos Alvarez

c.alvarez@elpatagonico.net

En un encuentro nacional de vóleibol se lo dijeron en una charla a Lisandro Luppo. “Son el último club de vóley que se formó en la Argentina”, y el cordobés que llegó a Comodoro Rivadavia por razones laborales le comenzó a caer la ficha. Cuando llegó a la capital del petróleo ingresó a trabajar en el gimnasio municipal Ignacio Köening” de barrio Laprida, a quien agradece por abrirles las puertas, pero con el paso del tiempo se dio cuenta que había cosas que no se podían cambiar y charlando con Eduardo “Lucho” Nievas salió la idea de armar un club.

Obviamente no se hizo de la noche a la mañana, pero a partir del 1 de febrero de este año el club Waiwen comenzó a escribir su propia historia y no solo a nivel local, donde la actividad es prácticamente nula. “El grupo humano se formó de a poco. Comenzó con jugadores de Acuarium y de a poco se fueron sumando de distintos lugares para conformar la Primera en Varones que el fin de semana se consagró campeón en el Patagónico de vóley, logrando así algo histórico porque siempre se lo llevaba el Valle o Río Grande”, le comentó Luppo a El Patagónico.

El primer obstáculo fue tener personería jurídica y para eso debieron juntar 20 personas, algo que llevó su tiempo porque debían tener ganas de trabajar. “Lo primero fue charlando con un papá y tuvimos la idea luego de ver las trabas que teníamos. Acá el deporte está municipalizado. Ayuda un montón, pero hay trabas y esos engranajes es difícil moverlo. Lo craneamos desde otro lugar y pensamos en un club nuevo. La primera dificultad fue juntar veinte personas para tener la personería jurídica”, recordó. Una vez que lograron eso, fue comenzar a planificar y soñar. “El objetivo es desarrollar la actividad en Comodoro. En Chubut hay infraestructura pero falta el material humano. La municipalidad en su momento me contrató para un trabajo de mini vóley pero no pude cumplir esas expectativas, por eso me alejé y ahora busco bajarlo en el club”, expreso Luppo.

Otro de los obstáculos que logró sortear el flamante club de vóley fue encontrar un espacio físico para poder entrenar todas las categorías, y hoy tiene cada división su profesor y su horario de entrenamiento. “El espacio físico fue un largo peregrinar. Estamos en la escuela de Magisterio 711, que tiene dos canchas. Entrenamos lunes y miércoles. Martes y Jueves en la 743 frente al Sindicato Petrolero. Siempre agradecidos a los directores porque nos abrieron las puertas. En la actualidad tenemos todas las categorías en ambas ramas, de mini vóley a Primera, con 160 socios”, admitió.

La comisión directiva de Waiwen la preside Eduardo “Lucho” Nievas y luego conforman la lista Iván Sobrino como vice, y los profesores Denis, Mario Saavedra, Javier Mendoza, Guillermina Tritto y Agustina Cisterna.

El nombre Waiwen significa “Viento favorable del sur”, y fue algo que propusieron las mujeres del club. Se votó y fue elegido democráticamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico