Ya detectaron 13 casos de tuberculosis en Comodoro

La admitieron desde el Área Programática Sur, a partir del caso del menor que se conoció en el barrio Diadema.

La tuberculosis es una enfermedad prevalente en Chubut y muy especialmente en Comodoro Rivadavia. Es decir, forma parte de las enfermedades que se producen con frecuencia en la población, aseguraron desde el Area Programática Sur (APS).

En lo que va de 2024, afirmaron, “se identificaron 13 casos en Comodoro Rivadavia, los cuales se encuentran en tratamiento mientras que una persona de 88 años de edad falleció por dicha enfermedad. El año anterior, la ciudad sumó 43 casos”.

La tuberculosis en la Argentina no está erradicada, sino que continúa siendo un importante problema de salud pública. Si bien tiene cura, requiere un tratamiento de larga duración que debe ser constante.

Durante 2023, Chubut registró 137 casos de los cuales 127 fueron nuevos y los diez restantes, recaídas. Esos datos arrojan una tasa de incidencia de 23,12 casos cada 100.000 habitantes a nivel provincial. Como referencia, a nivel nacional la tasa ronda 32 cada 100.00 habitantes.

La mitad de los casos corresponde a personas entre 20 y 44 años, mientras que los menores de 20 años representan el 10 por ciento del total, con una disminución en la incidencia de casos de niños, niñas y adolescentes que también se registra a nivel nacional.

La tuberculosis continúa ocasionando enfermedad y muerte en la población, incluidas la población pediátrica y adolescente. En la infancia se considera un evento centinela que indica transmisión reciente en una comunidad desde un adulto bacilífero.

La búsqueda de sintomáticos respiratorios es una práctica habitual de los servicios de salud a fin de identificar poblaciones bacilíferas activas. Por tratarse de una enfermedad que se transmite por vía de aerosoles de las personas que la tienen, se realiza el control de foco entre quienes comparten espacios cerrados, como medida preventiva.

Es fundamental la aplicación de la vacuna BCG al nacer, como única dosis en la vida, para evitar la aparición de formas graves como meningitis por tuberculosis. No previene la enfermedad, sino las formas graves en los pacientes más vulnerables como los niños y recién nacidos.

Todo paciente tratado correctamente no contagia. Si a criterio del médico tratante, la persona diagnosticada está en condiciones de retomar sus actividades puede hacerlo sin riesgo de transmitir la enfermedad aun cuando continúe con el tratamiento.

Por ello es muy importante la detección temprana y el diagnóstico precoz tanto como el cumplimiento total del tratamiento, que dura varios meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico