Pactó mediante Facebook reunirse con una joven, lo secuestraron y le robaron el auto

Gonzalo le contó a El Patagónico que el lunes a la tarde pactó una reunión con una joven. La había conocido en un boliche. Acordaron encontrarse a las 19:30 en la plaza situada detrás del colegio Biología Marina, en Kilómetro 3. Cuando llegó y bajó de su coche, tres encapuchados lo amenazaron con un cuchillo y lo secuestraron en su propio vehículo para finalmente abandonarlo en una cantera de Kilómetro 8. Al cierre de esta edición su Chevrolet Corsa todavía no había sido hallado.

La Brigada de Investigaciones y el resto de las unidades de la policía están alertas ante una nueva modalidad delictiva de Comodoro Rivadavia. Se trata de "ciberviudas negras", mujeres que contactan a jóvenes por Facebook y que forman parte de una banda que terminan asaltando a los incautos que caen en la trampa.
Gonzalo, la víctima que sufrió un secuestro y el robo de su Chevrolet Corsa, le contó a El Patagónico que recién cuando llegó a su casa y quiso contactarse con la joven se dio cuenta de que la chica era un "señuelo". "Cuando llegué a mi casa y le quise contar lo que me había pasado, me había bloqueado (de la cuenta de Facebook)", sostuvo.
El joven de 23 años, un tanto avergonzado por la situación, narró que el lunes a la tarde había contactado por la red social a una joven que había conocido en un boliche y quedaron en encontrarse en una plaza detrás del colegio Biología Marina.
Hasta ese lugar llegó Gonzalo, sobre las 19:30, y al ver a la joven bajó confiado de su vehículo, pero cuando estaba por cerrarlo se le acercó desde atrás un joven que usaba gorra. Otros dos lo acompañaban. Intentó forcejear, pero uno de ellos le aplicó una llave en el cuello, le puso un cuchillo entre las costillas y lo cortó.

SECUESTRADO

Bajo amenazas, Gonzalo fue subido a la fuerza a su propio auto. Los delincuentes no le siguieron pegando, pero lo amenazaban con apuñalarlo. Dice que el que manejaba lo hacía velozmente y no esquivaba ningún pozo. Se dirigieron hasta Kilómetro 8 y lo abandonaron en una cantera.
En el viaje le decían que era por un tema de drogas, un ajuste de cuentas, pero él cree que eso lo inventaban los delincuentes para desviar la atención. Después de abandonarlo en la cantera, los ladrones se llevaron el Chevrolet Corsa -dominio HPJ 501- que su padre le había regalado.
Se fueron en dirección a Astra y Gonzalo corrió hasta la comisaría de Kilómetro 8 para denunciar lo ocurrido. Desde allí lo llevaron a la comisaría Mosconi porque el robo había tenido lugar en esa jurisdicción. Esa seccional le dio intervención a la Brigada de Investigaciones.
A la víctima los delincuentes también le llevaron 500 pesos que tenía en la billetera, los lentes de aumento y el teléfono celular.
La Brigada de Investigaciones trabaja en el caso y analiza los registros de las cámaras de seguridad para dar con los autores del robo y la privación ilegal de la libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico