A partir de la menor oferta oficial el dólar arrancó agosto con un alza

En bancos y casas de cambio, la moneda estadounidense inició el mes con una suba de 20 centavos, a $28,23 para la venta en promedio. Fue después de que el Ministerio de Hacienda anunciara que reducirá sus ventas en el mercado cambiario.

En un contexto de mayor demanda por el inicio del mes, el Ministerio de Hacienda anunció una gradual disminución del monto diario de dólares que ofrece en el mercado de cambios. Argumentó que adoptó esa decisión con el objetivo de dar mayor liquidez. Estas divisas, inyectadas a través de una subasta que efectúa el Banco Central, provienen del paquete crediticio acordado con el Fondo Monetario Internacional.

En bancos y casas de cambio, el dólar inició agosto con un alza de 20 centavos, a $28,23 para la venta en promedio. En el mercado mayorista se pactó al cierre a 27,525 pesos. La subasta que realiza el Banco Central a cuenta de Hacienda convalidó un precio de corte de $27,6567, y un precio mínimo adjudicado de 27,641 pesos.

El monto operado en el segmento de contado (spot) fue escaso, unos USD 478,6 millones.

A la par de la reducción de las ventas oficiales al contado, el Banco Central activó nuevas ventas de dólar a futuro con vencimiento a fin de mes, para poner un límite a la suba del tipo de cambio, sin comprometer reservas.

En el mercado de futuros (contratos en pesos, pero atado al tipo de cambio) se pactaron USD 772 millones en el ROFEX, mientras que no hubo operaciones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

“La intervención oficial (en futuros) desarmó gran parte de la presión compradora y acomodó los precios dentro del rango en el que finalizó la jornada”, explicó Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

La posición para fin de mes terminó a $32,05, mientras que para diciembre de 2018 concluyó a 32,64 pesos.

En el reducido mercado paralelo, el dólar “blue” se ofreció a 28,20 pesos.

El dólar mayorista terminó julio depreciándose un 5,2%, en una tendencia que no se registraba desde noviembre pasado en medio de una creciente desconfianza sobre la marcha de la economía doméstica y una debilidad cambiaria en los mercados emergentes.

Hubo menos ventas oficiales en el mercado spot, pero más intervención en futuros, para poner coto a la volatilidad

Los operadores coincidían en que la moneda de Estados Unidos cedió terreno mensual frente a la firmeza en las tasas de interés y a la fuerte contracción monetaria que impulsa el Banco Central.

“Se tuvo un mes para la calma, la devaluación ha sido muy fuerte y perjudicial para el poder adquisitivo. Veníamos de mayo y junio con una caída de casi un 30% en el peso, por lo que ahora vemos un rebote dado por la política del Banco Central mediante los encajes en alza y las firmes tasas de interés”, explicó a la agencia Reuters un agente financiero de la banca privada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico