Agente preso por amenazar a su pareja, también policía

Un problema de pareja en un inquilinato del centro culminó con un agente detenido -con su mano fisurada- y una oficial de Policía haciendo la denuncia en la Comisaría de la Mujer. El policía fue reducido por otros efectivos para desarmarlo ya que habría manipulado el arma reglamentaria. Los que lo detuvieron también eran policías que estaban de franco y compartiendo un almuerzo en el mismo inquilinato. El agente dijo que hubo un exceso y le fisuraron una mano, por lo que debió ser hospitalizado.

Dos causas son las que se investigan de manera paralela por estas horas puertas adentro de la Policía y la División Sumarios Internos, monitoreadas desde cerca por las autoridades de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia. Todos los protagonistas son efectivos de la Policía del Chubut.

El incidente ocurrió en un inquilinato de la zona alta del Centro, en donde las diferencias entre una pareja conformada por un agente y una oficial de Policía terminó en forma violenta. Con la oficial víctima de amenazas agravadas y su pareja detenido y hospitalizado por sufrir una fisura en la mano.

El policía detenido por amenazas también denunció exceso por parte de los otros oficiales y suboficiales de la fuerza provincial que intervinieron estando de franco para evitar que el conflicto de pareja pasara a mayores.

Lo que investigan las autoridades policiales es en qué circunstancias el agente que se encontraba trabajando y estaba uniformado, manipuló su arma reglamentaria y si la violencia que se ejerció para reducirlo por parte de otros oficiales y policías que intercedieron en la pelea de pareja fue necesaria; o bien hubo un exceso de violencia que le provocó las lesiones a quien sería detenido.

Según las fuentes oficiales consultadas por este medio, hay dos denuncias. Primero está la de la oficial de Policía que expuso las amenazas agravadas y violencia de género en la Comisaría de la Mujer. Y después la del agente que cuando fue reducido por los otros policías de civil enterados de la situación de la que había sido víctima la oficial, salieron en su defensa y lo lesionaron, fisurándole la muñeca de un brazo.

DETENCION Y FISURA

Según la información a la que accedió El Patagónico, el agente agresor fue reducido mediante un forcejeo para quitarle el arma y en esa ocasión otros dos o tres efectivos le fisuraron el brazo, por lo que debió ser hospitalizado.

Una vez sometido a los primeros cuidados médicos, el agente quedó detenido y ayer fue la audiencia de control de detención y formalización de la investigación por amenazas agravadas, luego de lo cual recuperó la libertad.

Ahora también el Ministerio Público Fiscal deberá determinar si la fuerza utilizada por el grupo de policías que intervino en su detención –vecinos también del inquilinato- corresponde encuadrarla en el delito de lesiones, tal como el agente denunció.

Mientras las autoridades analizan el caso, todos los efectivos policiales continúan trabajando y la División Asuntos Internos deberá deslindar las responsabilidades de cada uno de ellos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico