Algunos adjudicatarios de lotes obsequiados por Martínez hicieron un negocio inmobiliario

Un número no precisado de los miles de vecinos beneficiados con la entrega gratuita de tierras por parte del concejal Rubén Martínez en un campo alejado de la zona céntrica de esta ciudad, pusieron en venta sus lotes y de esta manera concretaron un gran negocio inmobiliario.

Caleta Olivia (agencia)

El propio concejal de la Alianza Cambiemos lo admitió al publicar en su cuenta personal de Facebook, señalando que le había llegado un informe de gente que los estaba vendiendo y consecuentemente iba darles de baja como adjudicatarios en el listado que él mismo conformó, aunque no precisó cómo llevará adelante ese contralor.

Vale recordar que bajo el argumento de saltear toda la burocracia municipal, Martínez decidió por su propia cuenta donar lotes en una zona descampada ubicada a unos 15 kilómetros al oeste del micro centro caletense, tratándose de aproximadamente 280 hectáreas que estaban en litigio, por lo cual aún no está definido si son tierras fiscales o pertenecen a una empresa privada.

Al principio muchos no le creyeron, pero en el mes de septiembre de 2017 acompañó al lugar a un centenar de peticionantes para que tomaran posesión de sus parcelas y sucesivamente ese tipo de procesiones hacia “la tierra prometida” se fue repitiendo con mayor cantidad de familias, involucrando incluso a quienes desde hace muchos años tenían expedientes en la Oficina de Tierras de la comuna.

De esta manera, el lugar comenzó a ser llamado como “Barrio de Dios” y los adjudicatarios contrataron máquinas viales para abrir calles e incuso Martínez diagramó un área para una futura plaza y un cementerio.

Además, reveló que acordó con algunos gremios que aportaran maquinaria y otra logística a cambio de conceder lotes a sus afiliados y por si ello fuera poco, dio curso al pedido de una iglesia evangelista para edificar un templo e incluso inscribió a numerosos policías.

De hecho, su actitud motivó que otro concejal (Pablo Calicate) y otros particulares lo denunciaran penalmente, en tanto que el intendente Facundo Prades se limitó a formularle críticas por la manera ilegal de entregar tierras.

TODOS OCUPAN

No hay precisiones sobre la cantidad de terrenos que ya entregó porque en algunos reportajes radiales habla de 1.500 y en otros de 5.000, en un lapso de cuatro meses, pudiéndose saber que al no existir ningún control oficial hay gente que a pesar de tener vivienda propia “consiguió” un terreno en el “Barrio de Dios” y que integrantes de una misma familia se beneficiaron con varios.

El edil dijo ayer a través de la radio FM 21 que ya se habilitaron dos canillas comunitarias, pero no aclaró desde dónde proviene el agua ya que la gerencia distrital de Servicios Públicos hizo saber en diciembre que es imposible llevar servicios a esa zona y que el denominado “Barrio de Dios” será en poco tiempo más “una bomba de tiempo”, por la precariedad de los asentamientos y la falta de una adecuada planificación.

Y como si esto fuera poco, según señaló el portal digital Voces y Apuntes, el Consejo Agrario ya habría informado a la Municipalidad que la Provincia es la dueña de esas tierras, por lo que ello generaría una seria controversia judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico