Arrúa podría recibir entre 8 y 11 años de prisión por el homicidio de Paulo Olima

El juicio de cesura para discutir la pena que se le impondrá a Ezequiel Arrúa se desarrollará hoy desde la 9 en la Oficina Judicial. Se trata del joven que fue declarado penalmente responsable del delito de homicidio simple por el hecho que el 11 de diciembre tuvo como víctima a Paulo Olima. La pena mínima es de 8 años y por ella se inclinará la defensa, mientras que la Fiscalía en su acusación fijó una pretensión de 11 años, la cual podría reclamar en la presente jornada.

Tal como informó El Patagónico, el tribunal colegiado que presidió la juez penal Raquel Tassello y se completó con Mariel Suárez y Jorge Odorisio, por unanimidad declaró a Ezequiel Arrúa autor penalmente responsable del delito de homicidio simple. Ello por el hecho que tuvo como víctima a Paulo Olima durante la tarde del 11 de diciembre del año pasado cuando ambos pelearon en la plaza de la Virgen del barrio Laprida.

Tras ese veredicto de responsabilidad, se programó para hoy la correspondiente audiencia de juicio de cesura, ocasión en la cual las partes solicitarán la aplicación de la pena que cada una considere pertinente.

El delito de homicidio simple está contemplado en el artículo 79 del Código Penal y fija penas que oscilan entre los 8 y los 25 años de prisión de efectivo cumplimiento.

La audiencia está prevista para las 9 de hoy y allí la defensa reclamará la pena mínima para Arrúa, mientras que la Fiscalía podría insistir con la aplicación de los 11 años que oportunamente fijó en la acusación pública como pretensión punitiva, aunque para apartarse del mínimo que fija la norma deberá tener en cuenta los agravantes que los llevan computar dicho monto.

Hay que recordar que el control de detención se llevó a cabo el 12 de diciembre del año pasado y fue presidido por el juez Mariano Nicosia, quien subrogó al juez natural Martín Cosmaro.

En esa ocasión la Fiscalía fue representada por Codina y junto al detenido Arrúa estuvo sentado Carlos González, para quien la fiscal pidió que se formalice la apertura de investigación por el delito de resistencia a la autoridad, mientras que para Arrúa pidió la apertura por homicidio simple y abuso de arma.

En esa etapa inicial del proceso, el juez entendió que la detención de González fue ilegal y no autorizó la apertura de investigación, ordenándose su inmediata libertad. En cambio Arrúa fue imputado por homicidio, quedó detenido con prisión preventiva y tras ser condenado hoy se discutirá el monto de la pena que deberá cumplir.

Hay que señalar, además, que a lo largo del debate surgieron varias contradicciones entre los testigos; incluso hubo un joven debió ser detenido para que asistiera a prestar declaración. En su testimonio, afirmó que el autor de la lesión fue González mientras Arrúa estaba en el piso siendo arrastrado de una pierna por Olima.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico