¿Cómo prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono?

Ante la aparición de los primeros síntomas, es fundamental procurar que el intoxicado respire aire fresco y llamar de inmediato al teléfono de Emergencias Sanitarias (107).

Como parte de la “Campaña de Invierno 2018” que lleva adelante junto al Instituto de Seguridad Social y Seguros (ISSyS), el Ministerio de Salud del Chubut, a través de la Dirección Provincial de Patologías Prevalentes y Epidemiología, recordó las principales medidas de prevención que la población debe seguir para evitar los incidentes que se generan por la inhalación de monóxido de carbono, un gas altamente tóxico que se produce por la combustión de las fuentes de calor.

Las recomendaciones de la cartera sanitaria provincial, que conduce Adrián Pizzi, para prevenir estas intoxicaciones son: no colocar el calefón en el baño, pues la deficiente ventilación de este artefacto puede ocasionar un incidente; no utilizar las hornallas de la cocina ni el horno para calentar la casa, ya que no fueron diseñados para funcionar como calefactores y la llama consume el oxígeno del ambiente; y hacer verificar periódicamente la ventilación de los artefactos del hogar por un instalador matriculado.

Asimismo, se informó que, en caso de calefaccionar con estufas infrarrojas, es fundamental ventilar bien los ambientes, ya que las mismas consumen mucho oxígeno y se pueden producir intoxicaciones; mientras que para los espacios cerrados es conveniente utilizar estufas de tiro balanceado y que tengan sellos de aprobación.

La referente del Programa Provincial de Prevención y Control de las Intoxicaciones, Marcela Regnando, señaló que “hay que tener en cuenta la intoxicación por monóxido o por gases de red durante todo el año y, particularmente, en los momentos en donde uno está adentro del domicilio”.

“Sin oxígeno los seres vivos poco podemos hacer, así que es fundamental poner de relieve cómo nos oxigenamos, cómo es nuestra casa, con qué nos calefaccionamos”, indicó la médica toxicóloga que se desempeña en el Hospital Zonal “Dr. Adolfo Margara” de Trelew.

“Si bien los toxicólogos decimos que la pobreza es uno de los peores contaminantes, en este caso, este tipo de intoxicación no está asociado al nivel de indigencia o pobreza. La intoxicación por monóxido en invierno forma parte de este enemigo invisible que mata a niños, madres, familias completas”, explicó.

En tal sentido, Regnando resaltó que “hay que supervisar todos los elementos con los cuales nos calefaccionamos, así que esperamos tener una vigilancia particular en este momento”.

El monóxido de carbono es un gas altamente tóxico para personas y animales, que en los hogares se produce a través de todo artefacto usado para quemar algún combustible (gas, petróleo, carbón) que funcione mal o que se encuentre en ambientes mal ventilados.

Este gas afecta el organismo humano cuando ingresa al cuerpo a través de las vías respiratorias y, sin irritar la nariz ni los ojos, pasa a la sangre, donde ocupa el lugar del oxígeno.

La presencia de monóxido de carbono en el ambiente se puede reconocer por la coloración amarilla o naranja de la llama, en lugar del azul habitual; y la aparición de manchas, tiznados o la decoloración de los artefactos en uso.

Cabe destacar que se trata de un gas que se mezcla con el aire y es muy difícil de reconocer porque no tiene color, ni olor ni sabor.

Por otra parte, el Ministerio de Salud del Chubut hizo saber que los primeros síntomas de intoxicación por monóxido de carbono son: fuertes dolores de cabeza, náuseas, vómitos, zumbido en los oídos, impotencia muscular o somnolencia.

Frente a este cuadro, es fundamental procurar que el intoxicado respire aire fresco y llamar de inmediato al teléfono de Emergencias Sanitarias (107).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico