Condenan a 12 años al abogado que mató a un cerrajero al dispararle a "motochorros"

La defensa apeló la sentencia por considerar que el acusado actuó en un cuadro de "emoción violenta" y que no tuvo la intención de matar.

El abogado y exmilitar Silvio Guillermo Martinero fue condenado a 12 años de prisión por haber matado de un balazo por la espalda a un cerrajero cuando disparó contra dos “motochorros” que lo asaltaron, en marzo de 2016, en pleno microcentro porteño, informó ayer el Ministerio Público Fiscal (MPF).

Por su parte, la defensa apeló la sentencia por considerar que el acusado actuó en un cuadro de “emoción violenta” y no tuvo la intención de matar.

Según informó ayer la página www.fiscales.gov.ar, el fallo fue dictado el 20 de diciembre último por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 26 de Capital Federal, integrado por los jueces Patricia Llerena, Adrián Martín y Hugo Decaría.

Por mayoría -el magistrado Martín votó en disidencia-, el TOC consideró a Martinero (47) responsable del “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego” del cerrajero uruguayo Daniel Fernando De Negris Rodao (56).

Los jueces le imputaron además “en concurso ideal” la “doble tentativa de homicidio” de los asaltantes que le habían robado una mochila pensando que tenía el dinero que en realidad llevaba en un maletín.

Tanto el monto de la pena como la calificación legal coincidieron con lo que había solicitado en la etapa de alegatos el fiscal de juicio Guillermo Pérez de la Fuente.

Mientras que el abogado Leonardo Rombolá, defensor de Martinero, argumentó en su alegato ante el tribunal que el homicidio fue cometido bajo “emoción violenta” -un atenuante que se refiere a una modificación de la personalidad por obra de un estímulo que incide en los sentimientos- y que los disparos hacia los ladrones fue un caso de “abuso de armas”.

Subsidiariamente, el letrado solicitó una condena por “homicidio culposo”, mismo delito que dio por acreditado el juez Martín en su voto en disidencia.

“Fue algo instintivo y no tuvo la intención de matar a nadie”, explicó a Télam el abogado Rombolá, quien el 1 de este mes, disconforme con el fallo, presentó un recurso ante la Cámara de Apelaciones.

El letrado recordó que, durante el debate oral, Martinero declaró durante dos horas en las que las que remarcó que “no recordaba cómo fue la secuencia completa” del hecho.

En el juicio, la defensa también aportó un estudio balístico realizado por un perito de parte que determinó que los cinco disparos efectuados por el acusado fueron “hacia el piso”.

“Y esto coincide con lo que dijo el tanatólogo oficial que explicó que el proyectil que mató al cerrajero fue producto de un rebote y no de un tiro directo”, indicó Rombolá, quien agregó que la trayectoria de “derecha a izquierda y de abajo hacia arriba” también abona su argumento.

Por último, el defensor contó que el condenado se encuentra “bastante abatido” a raíz de este fallo y que continúa preso en el Módulo 4 para miembros y exmiembros de fuerzas de seguridad en la cárcel federal de Marcos Paz.

Martinero, en su momento vinculado por fuentes de la investigación a “cuevas financieras”, estuvo mencionado en otras causas como el triple crimen de General Rodríguez -fue abogado de una de las víctimas, Sebastián Forza (34)- y en la denominada “mafia de los medicamentos”.

Según el MPF, el TOC 26 dio por acreditado que la mañana del 29 de marzo de 2016, Martinero resultó víctima de un robo cuando estaba por ingresar a un edificio en la calle San Martín al 551, donde tenía su oficina; tras lo cual, disparó su arma de fuego en cinco ocasiones contra quienes le acababan de asaltar y mató al cerrajero De Negris Rodao.

En ese momento, el hombre llevaba un portafolio con 60.000 dólares que iba a llevar a una caja de seguridad y una mochila con un cargador de celular y folletos de turismo que le fue arrebatada por uno de los dos ladrones que se movilizaban en una moto.

Cuando declaró en la instrucción de la causa, Martinero intentó describir que actuó en legítima defensa al asegurar que el asaltante le puso un arma en el cuello y luego en el pecho, y que él disparó “por instinto” porque era su vida o la de los ladrones.

El imputado agregó que creía que quien lo encañonó llegó a gatillarle pero sin que saliera la bala y que, ante ese cuadro, decidió extraer su pistola Glock calibre .40 y efectuar disparos, uno de los cuales impactó en la espalda de De Negris que caminaba unos 50 metros más adelante pero por la vereda de enfrente.

No obstante, primero el juez de Instrucción Luis Zelaya y ahora el TOC 26 descartaron esa versión en base a imágenes de cámaras de seguridad agregadas a la causa.

En un video de la Casa de Cambio y Agencia de Turismo Pasamar S.A. se observó claramente cómo una moto con dos hombres salió a toda velocidad por San Martín y detrás se vio corriendo a Martinero, de traje y corbata, con un maletín en una mano y el arma en la otra.

En esas imágenes se observó también cómo el cerrajero De Negri cayó baleado sobre la vereda al quedar en la línea de tiro y la moto de los ladrones pasó por su lado.

Cuando el abogado pasó a la carrera, miró al cerrajero tirado en el piso, pero no se detuvo, mientras que los ocasionales transeúntes que pasaban por allí demoraron algunos minutos en pedir ayuda para el herido, que murió casi en el acto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico