Cuando los clubes dejan de practicar deportes y enseñan empatía

En el barrio San Martín se comenzó a trabajar pensando en el vecino que en medio de la pandemia por COVID-19 tiene necesidades básicas y se ofrece la merienda para 60 chicos. A su vez, en Kilómetro 5 Ferrocarril del Estado entregó el último fin de semana 180 viandas, y algo similar ocurre en el club Stella Maris mientras que Huracán y Jorge Newbery realizan ollas solidarias los fines de semana.

Desde mediados de marzo que la pelota no rueda en los clubes de Comodoro Rivadavia. La pandemia por el COVID-19 tiene a la mayoría encerrados en sus casas, pero hay jugadores en las diferentes instituciones de la ciudad que tienen empatía y amor por el prójimo.

Al no poder salir a trabajar, hay un grupo de personas que no pueden cubrir las necesidades básicas, y no son pocos los clubes que han decidido abrir sus puertas a la solidaridad.

En el club San Martín, hace dos semanas se comenzó a dar la merienda a 60 chicos del barrio. Ya no se juntan a entrenar, pero integrantes del plantel femenino pusieron manos a la obra y plantearon la idea de un merendero a los dirigentes.

Gabriela Henríquez pertenece al equipo femenino de fútbol y en diálogo con El Patagónico comentó: "la idea de ayudar surge cuando iniciamos con la pandemia debido a que la gente no podía salir a trabajar, se lo propuse a una amiga también del club y me apoyó en la iniciativa. Fue ahí que decidimos hablar con ‘Lucho’ Guaiquil que es el que está al frente del club ahora, y no tuvo ningún problema para que podamos usar el SUM (Salón de Usos Múltiples) del club y poder ayudar a nuestros peques".

Así como San Martín muestra una faceta no tan reconocida, "estamos los miércoles y viernes a las 17 en el SUM, son alrededor de 60 chicos que se han ido sumando a nuestro merendero. Y no solamente abarcamos alimentos, también estamos brindando les calzados, abrigos, todo lo que sirva para el frío, leña hemos entregado, colchones y todo de la mano de gente conocida nuestra que se está solidarizando”.

En la zona norte de Comodoro Rivadavia, la situación es muy similar. El fin de semana los integrantes de veteranos y de la Comisión del club Ferrocarril del Estado de Km5 entregaron el domingo 180 viandas a las familias más necesitadas del barrio, las cuales se han visto afectadas económicamente ante la propagación de COVID-19. En este caso, los alimentos para llevar a cabo las viandas fueron donados por colaboradores e hinchas del club y para el próximo fin de semana planean continuar con la iniciativa.

Los clubes más convocantes de la ciudad no están al margen. Hace varias semanas que tanto Huracán en el barrio Industrial como Jorge Newbery en el barrio 9 de Julio vienen realizando los fines de semana ollas solidarias para los vecinos. Hoy es tiempo de solidarizarse, y cuidarse ante la propagación del COVID-19, y más adelante cuando se pueda, será tiempo de volver a correr detrás de una pelota.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico