Daer vaticinó que el paro nacional de mañana será un "reclamo contundente"

El integrante de la conducción de la CGT rechazó que el Gobierno de Mauricio Macri "pone como único objetivo bajar el déficit fiscal a costa de un endeudamiento que termina siendo una fantasía". Juan Carlos Schmid, otro de los triunviros de la central obrera, advirtió que si tras el paro general de mañana "no hay ninguna corrección" de parte del Gobierno, "va a haber mayor confrontación".

El triunviro de la CGT Héctor Daer afirmó ayer que el paro nacional convocado para mañana será un “reclamo contundente de la inmensa mayoría de la sociedad”, y pidió al gobierno que “tome nota” y “reflexione” sobre el significado de la medida de fuerza convocada por la central gremial y las dos CTA.

Al ser consultado sobre qué sucederá después del lunes, el titular del gremio de la Sanidad afirmó que al Gobierno le corresponde “tomar nota de una expresión de la sociedad que hasta ahora viene sin tomarse en cuenta”.

“Han generado una debacle colectiva de la sociedad en términos económicos que se va a expresar contundentemente el lunes”, dijo Daer en declaraciones a radio AM 750, en las que cuestionó lo que calificó de “errores garrafales” cometidos por el Gobierno nacional.

En ese marco, Daer rechazó el hecho de que el Gobierno “pone como único objetivo bajar el déficit fiscal a costa de un endeudamiento que termina siendo una fantasía” y criticó a los “liberales” al señalar que “no se pueden dar todos los gustos: déficit fiscal, apertura de economía, con un solo ganador, que es el sector financiero”.

Consultado sobre la adhesión de las dos CTA a la medida de fuerza de mañana, el dirigente sindical expresó que si bien existen “matices todos miramos con un mismo prisma la realidad política, sindical y social parados en una misma vereda”.

“Estoy muy contento de que la CGT haya fijado una fecha y se hayan sumado todas las organizaciones sindicales y sectores pymes, del comercio, de la pequeña industria porque todos padecen lo mismo que la economía hogareña”, indicó.

En cuanto a la incorporación de otros sectores a la CGT cuando se elijan nuevas autoridades el 22 de agosto, el dirigente sindical remarcó: “hay que hacer todos los esfuerzos para lograr la mayor unidad posible más allá el instrumento que se utilice”.

Sobre el ingreso de la CTA, Daer sostuvo: “tiene que resolver un problema de modelo sindical” que los diferencia y agregó: “Creemos en organizaciones unidas y ellos que en una misma actividad puede haber diversas organizaciones”.

MALESTAR SOCIAL

Otro triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid advirtió ayer que, si tras el paro general que tendrá lugar mañana “no hay ninguna corrección” de parte del Gobierno, “va a haber mayor confrontación”, al tiempo que consideró que la huelga convocada por la central obrera será una “formidable manifestación del malestar social”.

“Si no hay ninguna corrección y hay tozudez, va a haber mayor confrontación. Va a haber más medidas de fuerza”, aseguró Schmid en declaraciones formuladas a radio Continental desde Mar del Plata, donde ayer disertó en el marco de la Semana Social organizada por la Iglesia.

“Esperemos que después de esta formidable manifestación del malestar social del lunes, haya otra capacidad para entender los problemas que están generando estas medidas”, señaló en el mismo sentido.

El líder del gremio de Dragado y Balizamiento afirmó además: “hasta el momento, el diálogo no ha funcionado”, porque hay “buenos modales, pero muy poca voluntad para correcciones”.

“El FMI tiene condicionamientos muy duros. Habrá que discutir intensamente y con buena voluntad para que esos condicionamientos no caigan sobre los sectores más débiles. No sé si el Gobierno está en condiciones de un diálogo de esa naturaleza”, indicó Schmid.

En ese marco, recordó: “cuando nos sentamos en 2016 para llegar a acuerdos, el sector empresario los incumplió y el Gobierno estuvo ausente”.

El integrante del triunvirato de mando de la CGT (que completan Héctor Daer y Carlos Acuña) pidió “la reapertura general de paritarias, para evitar el deterioro del salario” y que “no haya ningún tope en la negociación salarial”.

Los dichos del moyanista Schmid llegan días después de que el gremio de camioneros cerró un aumento salarial de 25 por ciento.

Schmid exigió “que haya una mirada muy intensa sobre el sector público, que ha sido siempre el que ha sufrido más fuertemente el trazado del ajuste”.

Presente en Mar del Plata, donde se desarrolla la Semana Social de la Iglesia 2018, Schmid adhirió a los reclamos que el viernes hizo, en la apertura de las jornadas, el presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas), monseñor Jorge Lugones.

“La doctrina social de la Iglesia siempre ha tenido una coherencia sobre los efectos que este tipo de trazado económico tiene sobre los pueblos. Hay una línea de coherencia en lo que expresa Lugones”, resaltó el dirigente sindical.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico