Detienen a uno de los sospechosos por el asesinato a golpes del adolescente

Alan Nahuelmilla tenía 17 años y el sábado por la noche fue secuestrado y golpeado brutalmente en un domicilio del Máximo Abásolo por al menos cinco hombres. A raíz de las graves lesiones falleció durante la tarde del domingo. Los investigadores allanaron siete viviendas ayer por la mañana y por la tarde detuvieron a un sospechoso identificado como Angel Ibáñez.

Bajo un absoluto hermetismo los investigadores policiales y fiscales desarrollaron ayer una serie de allanamientos domiciliarios donde primero individualizaron el lugar en que Alan Nahuelmilla (17) fue golpeado en la medianoche del sábado y concluyeron más tarde con la detención de uno de los sospechosos.

El adolescente residía en el barrio Máximo Abásolo y según fuentes oficiales fue interceptado por un grupo de personas para hacerlo subir por la fuerza a un vehículo. Allí fue introducido a un domicilio de la calle Los Duraznos al 1600 donde quedaron rastros de la feroz golpiza que sufrió.

Se investiga si la víctima estuvo relacionada con un robo de vivienda y si los damnificados habrían recurrido a la “justicia por mano propia”. Ese sería el móvil del quinto homicidio registrado en lo que va del año en Comodoro Rivadavia.

El joven habría sido privado de su libertad y golpeado con violencia por un grupo de al menos cinco personas. Una vez que fue liberado, Nahuelmilla llegó malherido hasta la casa de un familiar en la calle Los Plátanos al 3400. Una vez que ingresó al patio se desvaneció.

Sus familiares lo trasladaron de urgencia hasta la guardia del Hospital Regional, donde quedó internado en terapia intensiva. Su madre, en tanto, radicó en la Seccional Séptima la denuncia de lo sucedido.

El domingo alrededor de las 16 el adolescente falleció producto de las graves lesiones sufridas.

La autopsia determinó que tenía múltiples golpes en el torso y un severo politraumatismo de cráneo que derivó en su muerte. A partir de allí comenzaron las averiguaciones policiales en torno a individualizar a personas que habían visto o contactado a Nahuelmilla durante la jornada del sábado.

EN UNA CASA DEL ABASOLO

Con una serie de testimonios y pesquisas, personal de la Brigada de Investigaciones comenzó a indagar sobre un caso de presunta privación ilegítima de la libertad seguida de muerte y agravada por la participación de múltiples personas. Las tareas estuvieron supervisadas por la fiscal general Camila Banfi.

Durante la mañana de ayer se desarrollaron siete allanamientos en distintos puntos de esta ciudad, aunque las principales diligencias se centraron en la calle Los Duraznos al 1600 donde se hallaron rastros de sangre que indicarían que Nahuelmilla habría sido llevado y golpeado en una de esas viviendas.

Al respecto, el secretario de Seguridad de la provincia, Federico Massoni, indicó: “acá hubo dos personas secuestradas, privadas de su libertad y torturadas, uno murió y otro quedó con lesiones graves. Por eso, trabajamos con una celeridad importante. Este operativo nace con un allanamiento y en el mismo lugar se terminan realizando cuatro allanamientos más en función de un testimonio”.

LA DETENCION

Bajo un absoluto hermetismo los investigadores, quienes desde temprano ya tenían a uno de los sospechosos identificados, esperaron que regresara a su domicilio para detenerlo. El operativo se montó a las 19 cuando el trabajador petrolero regresaba a su casa en la calle Mahuida del barrio San Cayetano.

Se trata de un hombre identificado por fuentes oficiales como Angel Ibáñez, de 33 años, quien fue detenido cuando descendía de un transporte de personal. Según las pruebas y testimonios, el individuo está señalado de ser uno de los participantes en el secuestro y muerte de Nahuelmilla.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico