Dos policías tuvieron que alzarlo porque la rampa estaba bloqueada

La rampa para personas de discapacidad de la Escuela 218 del barrio Máximo Abásolo se encuentra bloqueada. Daniel asistió a votar y no pudo ingresar por lo que los policías tuvieron que alzarlo para que pudiera ingresar a expresar su voluntad frente a las urnas.

“Es la primera vez que vengo a votar en silla de ruedas. En las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias) vine con un bastón pero ahora no pude. Llego y me encuentro con la puerta bloqueada”. Así se lamentaba Daniel, un vecino del Máximo Abásolo al resaltar que la rampa para discapacitados de la Escuela 218 estaba bloqueada.

El hombre llegó a las 9:30 a la escuela “Eva Duarte” para expresar su voluntad frente a las urnas y se encontró con que la rampa estaba bloqueada con dos fierros de otra puerta y un candado. Daniel estaba incómodo y molesto porque pensaba que no iba a poder votar.

Dos efectivos policiales lo vieron y decidieron ayudarlo. Cada uno tomó un lado de la silla de ruedas para que pudiera subir el escalón de la puerta principal.

“Ellos me ayudaron porque si no no sé si iba a poder votar”, sostuvo Daniel en diálogo con El Patagónico.

El hombre no solamente tuvo que sortear los obstáculos de la rampa bloqueada, es que también hubo quejas por la complicada accesibilidad debido a que sus calles se encuentran en pésimo estado y cuando llueve se convierte en un pantano.

“Ojalá hagan algo porque la gente no puede venir y estar así. No puede seguir la rampa bloqueada”, cuestionó Daniel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico