Economistas atribuyen la suba del dólar a cuestiones impositivas y a los tarifazos

Además de que los inversores extranjeros salieron a desprenderse de títulos argentinos como las Lebac, ante la entrada en vigencia de un nuevo gravamen para esas inversiones, los expertos consideran que la discusión desatada en torno a las tarifas de los servicios públicos también incidió en la turbulencia cambiaria de los últimos días.

La decisión del Banco Central de vender 1.472 millones de dólares el miércoles y otros 1.000 millones ayer para controlar la cotización de esa moneda, obedeció a la presión desatada en el mercado por inversores internacionales que salieron a desprenderse de títulos argentinos ante la entrada en vigencia de un componente impositivo que grava esas colocaciones y por la discusión desatada sobre las tarifas, coincidieron ayer diversos economistas.

Para Jorge Vasconcelos, la venta récord de dólares fue debido a una “confluencia de factores influida por el cambio impositivo para las inversiones extrajeras”.

Según el economista, la implementación del impuesto a la renta financiera de inversores externos “hizo que muchos inversores buscaran otras opciones”, trasladando sus carteras hacia otros mercados.

Una tendencia que, según jefe de economistas de la Fundación Mediterránea, “se va a normalizar en los próximos días, porque va a haber inversores que sí acepten las condiciones”.

Además del impuesto y la suba de tasas en Estados Unidos, consideró a la disputa política en torno a las tarifas de servicios como el tercer factor de lo que definió como “una turbulencia”.

“Hay un impacto de las tarifas sobre la clase media baja que es significativo, pero que no implica una cuestión de vida o muerte”, indicó al respecto sobre un tema que, consideró, “la oposición utiliza como herramienta para el cambio de la política económica”.

En coincidencia, el economista José Siaba Serrate atribuyó las mismas causas que el titular de la Fundación Mediterránea y consideró a la apreciación del dólar en el mercado internacional “como un importante elemento que está en la trastienda” de la salida de capitales.

Asimismo, consideró que esta suba está provocando el temor a que existan cambios importantes de portafolio de inversión. “Lo que estamos viendo acá es un cambio de portafolio” y “un regreso al área del dólar”, remarcó.

También mencionó como causal a una “desconfianza visible después de los números de inflación de marzo y que tiene que ver también con la discusión política interna, que se ha recalentado un poco en torno a las tarifas”.

“De alguna manera tenemos una conjunción de esos elementos y también la disposición del Banco Central a mantener el tipo de cambio fijo que ha incentivado la magnitud de la compra”, dijo.

Consultado sobre el futuro, opinó que “va a haber ventas de dólares, que van a ir declinando en la medida que uno permita que el dólar flote, lo que implica que se aprecie un poco más y que las tasas de interés también puedan responder”.

La cuestión internacional de fondo va a seguir jugando un papel, por lo que habrá que “monitorear lo que pasa con las tasas de interés internacionales y, sobre todo, con la paridad del dólar contra el euro y las principales monedas”.

“Si el dólar sigue apreciándose, a lo mejor también seguirá ejerciendo una presión para el cambio de portafolio en la Argentina”, indicó.

“Vimos un gesto contundente por parte del Poder Ejecutivo advirtiendo que este (alrededor de $20,50) es el nivel de dólar que quiere sostener, aún si esto supone generar la mayor intervención de la que se tiene registro”, sostuvo por su parte, en declaraciones a radio Télam el economista Matías Tombolini.

“Que el Banco Central tenga que salir en abril, el primer mes del trimestre de oro, en el que empiezan a entrar los dólares de la cosecha gruesa, a reforzar la oferta de divisas, da cuenta de lo robusta que es la demanda de dólares por parte del público”, agregó el especialista.

“El Gobierno está corriendo a la realidad de atrás”, sentenció Tombolini al explicar que la situación generada por la aplicación del impuesto a las ganancias sobre las Lebacs y la demanda de dólares por parte del mercado se podría haber previsto.

“Habrá que ver hasta donde sigue esta compulsa entre el mercado y la autoridad monetaria que de alguna manera están pujando por el precio del billete, que todavía no está claro que se vaya a quedar en donde está”, concluyó el economista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico